El Gobierno gastará el 60% del crédito extra para pensiones en la paga de verano

Sacará otros 3.500 millones de la 'hucha', que se queda con un remanente de apenas 11.602 millones, 55.000 menos que en 2011

LUCÍA PALACIOS MADRID.

La Seguridad Social tiene que afrontar en estas fechas un importante desembolso que asciende a 17.218 millones de euros, que se corresponde a la paga de las pensiones de junio, la extra de verano (julio) y a la liquidación del IRPF. Pero con el déficit que arrastra desde hace tiempo, agravado con la crisis y el aumento del paro, no tiene capacidad para hacer frente a este gasto exclusivamente con las cotizaciones sociales y tendrá que echar mano de otros recursos adicionales para cumplir con sus obligaciones.

En concreto, precisa de 9.500 millones extra y su mayor parte lo sacará del préstamo que el Estado ha concedido a la Seguridad Social para pagar las pensiones y que ayer aprobó el Consejo de Ministros. De aquí tomará 5.986 millones, de un total de 10.192 millones destinados para el ejercicio 2017, esto es, el 58,7% de ese crédito extraordinario. El resto, 3.514 millones, procederá del Fondo de Reserva, que tras este último vaciado se queda con un remanente de apenas 11.600 millones a precio total de adquisición, lo que representa el 1,04% del PIB del 2016.

El crédito está recogido en los Presupuestos Generales del Estado para 2017, que entraron en vigor el miércoles tras aprobarlos el Senado, y se concede sin devengar intereses y con un plazo máximo de cancelación de 10 años a partir de 2018.

Es la primera vez que el Gobierno de Mariano Rajoy habilita un préstamo para pagar las pensiones, ya que hasta ahora había financiado sus necesidades extra a través de la denominada 'hucha' de las pensiones. Sin embargo, el Ejecutivo explica que la utilización de parte del préstamo «tiene como fin mantener las reservas del Fondo sin desinvertir activos, con la penalización que ello conllevaría». De hecho, apunta en un comunicado de prensa que los recursos que dicho instrumento aporta «corresponden al vencimiento natural de activos y cupones en el primer semestre del año».

Pese a la novedad que supone, no es la primera vez que la Seguridad Social recurre a un crédito para garantizar el equilibrio presupuestario. Como recuerda el Ministerio de Empleo y Seguridad Social en su nota, las leyes presupuestarias entre 1994 y 1999 ya incluían cláusulas similares. Cabe resaltar, no obstante, que en aquella época se pagaban también con cotizaciones sociales partidas como las pensiones no contributivas, algo que ahora se financia a través de los Presupuestos.

El resto del dinero para abonar las dos pagas y el resto de obligaciones «proviene de la recaudación propia del sistema», explica el ministerio. «Se ha optado por combinar dos instrumentos financiadores para garantizar el pago puntual y completo de las pagas», explicó la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en la rueda de prensa posterior al Consejo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos