Hacienda aprueba el déficit autonómico pese a la rebelión de las comunidades

Todas las regiones del PSOE, entre ellas Asturias, junto a Cataluña y Cantabria, votaron en contra del objetivo del 0,3% para 2018

D. VALERA MADRID.

Hacienda sacó adelante el objetivo de déficit del 0,3% para las comunidades en 2018 a pesar de la rebelión de una mayoría de autonomías que se opusieron a la senda de estabilidad fijada por el Gobierno. En concreto, rechazaron el reparto de déficit nueve regiones, las siete gobernadas por el PSOE -Asturias entre ellas- además de Cataluña y Cantabria. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, contó con siete votos a favor de su propuesta gracias a las cinco comunidades populares además de Ceuta y Melilla, mientras que Canarias se abstuvo. Sin embargo, aunque tenía más votos en contra, el sistema que rige en el Consejo de Política Fiscal y Financiera que otorga al Gobierno la mitad de los votos dejó la sublevación autonómica en algo simbólico. La reunión también dio el visto bueno a la senda de estabilidad hasta 2020 que incluye el equilibrio presupuestario para las comunidades en 2019 y 2020.

«Esos objetivos permitirán que el año próximo España salga del déficit excesivo de la UE», explicó Montoro para defender el reparto de déficit ante las críticas de parte de las comunidades. Asimismo, rechazó los calificativos de que el reparto es «injusto» para las autonomías y destacó el esfuerzo realizado por todas las administraciones.

Pero las comunidades que votaron en contra de los objetivos consideraron que el Estado se reserva un mayor margen para cumplir con el déficit. De hecho, destacaron que mientras el objetivo para las autonomías se reduce un 50% al pasar del 0,6% de 2017 al 0,3% de 2018, el límite del Estado solo lo hace un 36% al pasar del 1,1% al 0,7%. Por eso pidieron durante el Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado ayer un reparto más equitativo entre las distintas administraciones.

El rechazo de las regiones gobernadas por el PSOE hace prever su negativa a apoyar en el Congreso el techo de gasto -que se vota junto a los objetivos de déficit-. Un cambio de postura respecto a lo ocurrido con el techo de gasto de 2017, que contó con el respaldo socialista. Sin embargo, parece que ahora el Gobierno deberá buscar alternativas parlamentarias como la utilizada para sacar adelante los Presupuestos de 2017. En este sentido, Montoro se mostró «optimista» para sacar adelante el proyecto.

Infrafinanciación

«No se nos puede pedir un esfuerzo adicional en la disminución del déficit, repercutirá con menos ingresos en la prestación de servicios públicos», señaló tras la reunión el consejero de Aragón, Fernando Gimeno. Asimismo, otras comunidades socialistas achacaron las dificultades para alcanzar los objetivos de déficit a su infrafinanciación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos