Hacienda detecta un posible fraude en la concesión de ayudas de la UE a una empresa

La pérdida de un papel impidió al Principado investigarlo. El fisco cree que la compañía cargó obras a una subvención dedicada a investigación

R. MUÑIZ GIJÓN.

Un presunto fraude en subvenciones gestionadas por el Principado ha estado a punto de quedar en el cajón. Fue detectado hace un año y la Agencia Tributaria confirmó los indicios, pero un aparente error de comunicación impidió que las labores de los inspectores llegaran hasta el final.

La insistencia de, entre otros, del diputado de Podemos Enrique López, ha sacado a la luz el asunto. El parlamentario reclamó a la Consejería de Industria una copia de las ayudas concedidas a la compañía Modultec. En su respuesta, Industria admite que en marzo unos trabajadores de la propia empresa les hicieron la misma cuestión, avisándole de que Hacienda ya había confirmado la existencia de indicios de fraude y preguntándose qué había hecho el Principado al respecto. Es en abril cuando el entonces director general de Innovación, Francisco Delgado, asegura que era la primera noticia que tenía del tema. Escribe a la Agencia Tributaria para que le confirmen si la historia es como se la cuentan. Su departamento, dice, «está obviamente interesado en el esclarecimiento de los hechos denunciados».

La carta debió extrañar al fisco. En su respuesta, la delegada de la Agencia Tributaria en Gijón reconoce que en efecto, los trabajadores presentaron primero ante este organismo una denuncia sobre esas presuntas irregularidades a principios de 2016. También que el análisis efectuado por los inspectores «llevó a la conclusión de que podían suponer indicios de fraude en materia de subvenciones» y que, por ese motivo, recalca, ya en abril de 2016 remitieron los hallazgos a la propia Consejería de Industria y al Instituto Asturiano de Prevención de Riegos Laborales. Son las entidades que tramitaron las ayudas y, por tanto, las competentes para depurarlo.

La Agencia Tributaria dio la luz de alerta a principios de 2016, tras analizar las facturasLa Comisión archivó una denuncia inicial tras decirle la consejería que eran fondos regionales

Cuatro días tarda la consejería en reaccionar. El alto cargo del Principado asegura entonces que «ni en esta Dirección General, ni en la Secretaría General técnica de la Consejería nos consta la documentación que remitieron» el año pasado. Aparentemente, los papeles se habrían extraviado, cosa extraña. Cada comunicación del fisco suele ir firmada electrónicamente para asegurar su trazabilidad.

La gestión en Bruselas

No es la única anomalía. Las diligencias remitidas de nuevo por la Agencia Tributaria al Principado detallan el fondo del asunto. Modultec presentó dos facturas por valor de 178.469,42 euros a las ayudas de la Fundación Ficyt, entidad dependiente de la consejería y dedicada a promover la investigación. También pasó otra de 50.118,82 euros al Instituto Asturiano de Riesgos Laborales. Los fondos aparentemente se habrían usado para financiar proyectos de investigación denominados Ciben, Ecodiseño y Balancín.

Según la documentación recopilada, el proveedor que supuestamente giró esas factura a Modultec, pasó otros recibos con la misma fecha e importe. Estos segundos se corresponderían con obras y reformas que no podrían ser objeto de estas líneas de ayuda. Tras entrevistarse con el proveedor, los inspectores concluyen que «sí parecen existir diferencias suficientes como para sospechar que las facturas presentadas para obtener subvenciones no son las correctas».

El asunto fue comunicado a la Unión Europea. El 25 de mayo de 2016 la Corriente Sindical de Izquierdas (CSI) presentó una denuncia ante la Comisión Europea. Lo primero que hizo Bruselas fue preguntar al Principado si, en efecto, lo que estaba en juego son fondos comunitarios. Finalmente la Comisión archivó el tema, porque se le dijo que «estas ayudas no están relacionadas con el FEDER, sino que se trata de financiación propia de la Administración regional». Pese a la aseveración, lo cierto es que la propia consejería estampó sobre las facturas presentadas para cobrar las ayudas un sello reconociendo que parte del dinero procedía del programa FEDER.

Fotos

Vídeos