Hunosa vendió en solo tres años más de un tercio de las viviendas de su patrimonio

La Policía busca a niña de trece años desaparecida en Ciaño

La hullera aún conserva más de medio centenar de inmuebles y edificios de diferentes tipologías y usos, así como 43 millones de metros cuadrados de suelo

AIDA COLLADO GIJÓN.

A veces se olvida. O queda enterrado entre las convocatorias de fondos fracasados, de directivas europeas y planes de cierre y desesperanza. Pero el carbón ha dejado una ingente herencia positiva a Asturias y los asturianos, que durante décadas no solo se beneficiaron del pan y de la puesta en marcha de una industria mucho más amplia por la que aún hoy pasa el futuro de la región, sino también de su fuerza como rasgo identitario, de su poder para unir. Al patrimonio inmaterial hay que añadir otro que sí puede medirse, si no igual de vasto, sí lo suficientemente amplio para que su mantenimiento suponga un problema. Tal y como recuerda siempre que tiene ocasión la presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada, los resultados de la hullera pública se encuentran sujetos a -o lastrados por- los altos costes de conservar su huella física.

A estos y también a los elevados gastos que suponen las acciones de postminería, entre las que se incluyen el bombeo de 35 millones de metros cúbicos de agua del subsuelo, los servicios de seguridad de las explotaciones o las prejubilaciones de los mineros. En definitiva, el peso de sus compromisos es difícil de llevar. Aunque mañana la compañía dejase de extraer carbón por completo, mantendría un 80% de sus costes fijos. Durante los últimos años, en los que el fin de la minería ha pasado de percibirse como una lejana amenaza a un triste e inminente destino, Hunosa se ha esforzado en sacar rendimiento a sus propiedades patrimoniales. Un claro ejemplo son las campañas de venta de sus propiedades, gracias a las que ha vendido más de un tercio de las viviendas de las que era propietaria en poco más de tres años.

En septiembre de 2014, la hullera poseía 242 viviendas, en su mayoría, ubicadas en los municipios de Langreo, Mieres, Laviana y Siero. De estas, 160 eran viviendas sociales (principalmente, pisos en barriadas). Desde entonces y hasta hoy, el departamento de Patrimonio de la compañía ha llevado a cabo importantes acciones en las que, además de la negociación personalizada con sus inquilinos o con particulares interesados en la compra de estos inmuebles, se desarrollaron tres procesos de venta pública de pisos, que fueron publicitados en 2014, 2015 y 2016 (uno por año).

Este trabajo le permitió vender 85 pisos en tres años y tres meses, en el periodo comprendido entre noviembre de 2014 y febrero de 2018. Así las cosas, Hunosa posee en la actualidad 156 viviendas, de las que 75 son viviendas sociales y 81, patrimoniales.

Cabe destacar que la compañía cuenta también con más de medio millar de inmuebles y edificios inventariados de distinta tipología y uso: industriales, residenciales y comerciales. Dado su interés cultural, 90 de ellos están protegidos.

En lo que al resto de sus propiedades se refiere, el movimiento más destacable en los últimos tiempos fue la venta de economatos, que se materializó el pasado verano, cuando la empresa se decantó por la oferta del grupo El Arco, de Langreo. Esta compañía asturiana se hizo cargo del control de los establecimientos, repartidos por las dos cuencas mineras (Nalón y Caudal) y Siero, el pasado agosto, bajo la marca 'El Economato'. Otra operación destacable fue la venta de una parecela industrial en el Pozo Lieres.

Promoción empresarial

La hullera continúa atesorando multitud de propiedades. El grupo Hunosa actúa como instrumento de promoción empresarial generando suelo industrial y colaborando con la iniciativa privada, con el objetivo de acometer proyectos viables capaces de crear empleo alternativo en las comarcas mineras.

El suelo industrial de la hullera está localizado en la cuenca central de Asturias y suma 43 millones de metros, con diversas calificaciones urbanísitcas. Hunosa cuenta con 200.000 metros de suelo industrial urbanizado y también disponible para empresas. Además, ya ha comenzado los trámites administrativos para generar otros 142.737 metros. La reserva de suelo susceptible de destinarse a usos industriales, según recoge la compañía en sus últimos informes, supera el millón de metros y está localizada en el eje metropolitano de Asturias. La empresa presume de «abaratar los precios de su suelo industrial hasta estar en condiciones de decir que ofrece el suelo más competitivo del centro de Asturias».

Además de los polígonos urbanizados, cuenta con seis parcelas en tramitación administrativa para ser urbanizadas: están repartidas por Oviedo, Siero, Mieres y Langreo y suman cerca de 150.000 metros cuadrados. Otras quince parcelas repartidas por las cuencas podrían ser desarrolladas en caso de necesidad y generar así, en torno a 700.000 metros más de suelo industrial.

Por último, es titular de 1.385 concesiones de hulla y de otras 43 de diferentes minerales. Mantiene los derechos de explotación sobre 75.000 hectáres de suelo en la región y posee concesiones, más allá, en el norte de León y en Zamora. En total, Hunosa vende más de 1.400 concesiones en estos territorios, para la explotación de hulla, antracita, fluorita, hierro, estaño, arcillas y calizas en una treintena de municipios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos