«Los impuestos no son altos, al contrario, las necesidades sociales son muy amplias»

El secretario general de UGT durante los cursos de la escuela de verano en Avilés.
El secretario general de UGT durante los cursos de la escuela de verano en Avilés. / PATRICIA BREGÓN

José Álvarez, secretario general de UGT, asegura que sin un sector industrial potente es muy difícil recuperar el nivel de sueldos y de bienestar

CAROLINA GARCÍA AVILÉS.

José Álvarez (Belmonte de Miranda, 1956) lleva 43 años viviendo en Cataluña. Cada vez que puede vuelve a Asturias. Esta última vez aprovechó los cursos de verano del sindicato celebrados en Avilés, donde participó en su clausura, para prolongar su estancia. Al frente de UGT desde marzo del año pasado, sabedor de que tienen que recuperar «prestigio social» pide a la gente que «ponga el contador a cero». Promete «dejarse la piel» para conseguir que todos los trabajadores cobren un mínimo de 1.000 euros.

-Cataluña. ¿Qué va a pasar? ¿Hace bien Rajoy en dejarlo todo en manos de los jueces o tendría que haber una negociación política?

-Estoy a favor del derecho a decidir. Estamos en un proceso en el que todo se ha desbordado y, por tanto, hay una cuestión que a mí me parece que será necesaria, que es que los ciudadanos de Cataluña finalmente sean convocados a decidir. Pero en unas condiciones democráticas plenas es muy difícil si antes no se hace una negociación para saber el cómo, el qué y el cuándo y yo creo que en el momento en el que estamos esas condiciones no se dan. Hay que hacer un trabajo que no es de dos días y solo se conseguirá hacer si las fuerzas políticas llegan a la conclusión de que el 'pimpampum' que se ha vivido en nuestro país nos ha llevado a esta situación dramática.

-Lleva 43 años en Cataluña.

-Algo tengo de catalán y soy secretario general de la UGT. Pero no es un tema para el sindicato, es decir, no forma parte de sus obligaciones constituyentes como organización sindical, pero si el presidente del Gobierno quiere saber nuestra opinión se la daremos. Pero creo que en todo caso más allá del momento de hoy, el encaje territorial en España se tiene que hacer a partir del diálogo y del acuerdo y rompiendo algunos elementos que se suelen visualizar fuera de Cataluña, que en ningún caso negociaciones son sinónimo de privilegios. La nación cultural es un hecho, no es un privilegio.

-¿Cuál es la mejor solución para los afectados por el plan Prepara?

-Llevamos reclamando al Gobierno la necesidad de reformar a fondo y hacer efectivas las políticas relacionadas con las personas desempleadas sin coberturas, no tener que prorrogarlas cada seis meses y que tengan carácter más indefinido mientras tengamos los niveles de desempleo que tenemos. Hasta ahora no ha sido posible y en ese medio tiempo entre el acuerdo vino la resolución del Constitucional, que sitúa que es competencia de las comunidades autónomas.

-¿Quién cree debe gestionar la ayuda, el Estado como hasta ahora o las comunidades autónomas?

-Las comunidades, de hoy para mañana no van a poder hacerlo y las personas no pueden esperar mucho tiempo. Por eso, nosotros lo que proponemos es que hay una delegación de competencias al Ministerio de Trabajo de tal manera que se pueda prorrogar durante seis meses, y en ese medio año aprovechemos para que se haga la transferencia y para que haya un criterio común.

-Hay voces críticas que dicen que el Prepara ha fracasado.

-No ha habido una política integral común. El Prepara tiene unas obligaciones para el que lo recibe. Las obligaciones tienen que ver con la formación y el itinerario para poder encontrar trabajo, pero ni hay recursos para formación, ni personal en orientación que les puedan ayudar a encontrar un trabajo.

-Que ningún trabajador cobre menos de 1.000 euros es el objetivo de UGT. ¿Es factible?

-Debería serlo. Nunca son fáciles estas políticas. El plazo que nos damos es de un año. Podríamos estar solo centrados en el Gobierno y en el salario mínimo, pero queremos también involucrar a la patronal.

-FADE. ¿Qué espera del próximo presidente?

-Creo que Asturias tiene muchas oportunidades y lo que sería bueno es que sumáramos fuerzas para poder conseguir los objetivos. La UGT de Asturias está en condiciones de hacer su aportación con las demás organizaciones. Dejar de pelearnos tanto aquí y ver cuáles son los elementos comunes que podemos defender pasado el puerto de Pajares.

-¿Es el modelo asturiano de concertación social la manera de adecuada de incluir a los agentes sociales en la toma de decisiones?

-Creo que seguramente hay que pensar que hay otras comunidades que deberían de subir los impuestos y no hagan dumping social. No creo que los impuestos en España sean altos, al contrario, las necesidades sociales son muy amplias y hay una acumulación de fortuna que me parece profundamente injusta. Creo que el sistema de financiación requerirá ajustes y, sobre todo, que tiene que impedir que se pueda producir de dumping en determinados impuestos.

-Rajoy y el PP ya hablan como si la crisis fuera cosa del pasado. ¿Cuándo considerará UGT que ha quedado atrás?

-Ellos hablan de la macroeconomía y nosotros de la gente. Desde el punto de vista estadístico, efectivamente en un país con tres años de crecimiento y con unas perspectivas de continuar creciendo pueden pensar que se ha salido de la crisis, pero será cuando ese crecimiento económico y la riqueza generada se reparta. Y en ese sentido vamos hacia atrás.

-A los sindicatos tradicionales les llueven las críticas incluso desde la izquierda. ¿Han dejado de ser combativos? ¿Dónde está la línea entre negociar y alcanzar acuerdos y 'venderse'?

-No voy a perder ni un minuto en defenderme de esas críticas. El que quiera dedicarse a esto y, mientras tanto, no critica a la CEOE o no critica al Gobierno del PP, pues allá él. No se trata de que no mantengan sus posiciones, pero en todo caso se trata de que nos sumemos para unos objetivos que nosotros solos lo vamos a tener complejo y para ellos solos es imposible, pero que juntos igual podemos. El llamamiento lo hago sobre todo en Asturias, donde veo que ese nivel sube un poquito más que en el resto de España.

-¿Por qué España no logra converger con Europa en tasa de paro? ¿Hay causas más allá de la reforma laboral para la existencia de tanto trabajo precario, y al mismo tiempo, tanto desempleo?

-La propia composición del PIB, que en nuestro país tiene mucho que ver con el sector servicios y con el turismo de muy baja calidad. Estamos convencidos de que vamos a poder cambiar el sector turístico, vamos a poder cambiar y mejorar la estabilidad, pero sin un sector industrial potente será muy difícil recuperar el nivel de calidad, de sueldos y de bienestar.

-Si fuera Ministro de Economía y Empleo, ¿cuáles serían sus primeras medidas?

-Imposible. Cualquier cosa menos eso, sería un desastre, he nacido para movilizar, para estar en la calle.

Fotos

Vídeos