Impulsar una regulación propia

Para la Administración regional es preciso disponer de un marco regulatorio propio que «atempere las disposiciones europeas» y que delimite la actividad agroindustrial y los procesos de distribución y comercialización. El Principado ultima, en este sentido, una ley de calidad alimentaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos