La industria asturiana, en los dos frentes del debate mundial por el clima

La industria asturiana, en los dos frentes del debate mundial por el clima

Iberdrola, EdP o Nestlé son de las empresas más influyentes del planeta en el apoyo a la reducción de emisiones; Arcelor, Bayer o Solvay intentan frenar las limitaciones

GIJÓN.

Carbón sí, carbón no; térmicas; emisiones de C02... Asturias se juega su futuro económico y medioambiental en debates de carácter planetario que plantean un difícil equilibrio entre la industria y la contaminación que acarrea. Y, aunque los centros de decisión están completamente alejados del Principado, las empresas asentadas en la región son auténticas protagonistas de esta batalla en la que confluyen multitud de intereses. De hecho, entre las 50 compañías más influyentes del mundo en las políticas medioambientales hay casi una decena con presencia en el Principado, tanto a favor de reducir las emisiones (Ikea, Iberdrola, EdP, Nestlé) como en contra de un mayor desarrollo de las limitaciones (ArcelorMittal, Dow Chemical - ahora fusionada con DuPont-, Bayer, Solvay o Glencore, a la que pertenece AZSA). Así se desprende del último informe del grupo de investigación británico 'Influence Map', que sitúa a Iberdrola como la única compañía española con peso en el debate mundial. Por tanto, su intento de cerrar las térmicas de Lada y Velilla, aunque sorprendió a los sindicatos y a las distintas administraciones, coincide completamente con su estrategia de negocio volcada en las renovables.

El mundo es un entramado de intereses en el que quien más y quien menos intenta influir en su propio beneficio, sea este más o menos loable. Los países no se ponen de acuerdo sobre la necesidad de reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera y menos sobre cómo hacerlo. Prueba de ello ha sido la cumbre del clima de Bonn, que se desarrolló durante las últimas dos semanas, y que finalizó el viernes en una situación de «parálisis» ante el intento de varios países en desarrollo de dar marcha atrás en algunos puntos del Acuerdo de París de 2016. Y si entre los estados no hay consenso, tampoco entre las empresas, algunas más poderosas, incluso, que la mayoría de las naciones -el valor de mercado de Apple equivale al PIB de Holanda-.

Con frecuencia, los efectos de la gran industria en el medio ambiente se calculan por su huella de carbono, pero, tanto si se tienen en cuenta sus emisiones directas -en la fabricación- como indirectas -las que producirán los productos fabricados una vez vendidos, por ejemplo un automóvil-, esta visión es incompleta. La influencia de las empresas en el clima se mide también en su poder para marcar el debate, fijar posiciones, presionar a gobiernos e incluso manipular a la opinión pública. De hecho, hace algo más de una década se descubrió cómo la petrolera Exxon Mobil presionó en 1997 al presidente estadounidense de la época, George W. Bush, para no ratificar el Protocolo de Kyoto. Su objetivo y el de otras empresas del sector era obstruir los cambios en la política climática dos o más décadas. Lo consiguieron. Precisamente, en junio de este año, el fondo de pensiones sueco AP7 decidió poner en su lista negra de inversiones a la compañía por su obstrucción a los cambios en la legislación medioambiental.

El poder de los 'lobbies'

Estados Unidos no es una excepción. En Madrid o en Bruselas también hay grandes 'lobbies' de compañías de todo tipo intentando incidir en la toma de decisiones a través de distintas metodologías, desde la interacción con responsables políticos al patrocinio de actividades gubernamentales, pasando por contribuciones a campañas electorales o sufragando investigaciones científicas que les puedan ser favorables.

El informe realizado por 'Influence Map' ha medido cuantitativamente la influencia de 250 grandes empresas en las políticas climáticas. Para realizarlo, este grupo de investigación británico ha analizado desde las medidas que han tomado en su actividad las compañías a las declaraciones de sus máximos responsables, pasando por otro tipo de acciones llamadas a potenciar o ralentizar los cambios legislativos. Entre todas las firmas analizadas, el estudio ha elegido a las 50 más influyentes y las ha clasificado de dos maneras, por la intensidad de su implicación en esta cuestión y por el nivel de su apoyo u obstrucción hacia las políticas climáticas. Así, de ellas, quince, lideradas por Apple, Unilever e Ikea, inciden a favor de la restricción de las emisiones, mientras que 35 pretenden frenar las políticas climáticas. Las que más son Koch Industries, Southern Company y Exxon Mobil.

Pero más allá de la existencia de una tienda de Ikea en Asturias, en el listado hay otras compañías con importante presencia en la región y gran peso en su PIB. Así, en el lado de compañías proclima aparecen eléctricas como Iberdrola y EDP. También Enel, que tiene el 70% de Endesa, que ya anunció su intención de deshacerse de las centrales de Compostilla, que compra carbón asturiano, y Teruel. La pasada semana las tres, junto a Scottish & Southern Energy, EnBW y Orsted enviaron una carta al Parlamento Europeo en la que reclamaron un mayor esfuerzo en energías limpias y pasar del objetivo del 27% de renovables en 2030 a un 35%. Además de las eléctricas, también aparece en este listado Nestlé, con centros de producción en Gijón y Sevares.

En el otro lado de la balanza, ArcelorMittal se sitúa como la décima compañía del mundo más influyente en esta materia, pero en este caso centra sus esfuerzos en frenar las restricciones a las emisiones. Dentro del grupo de compañías que se oponen es la séptima que más poder tiene. No muy lejos se sitúa Dow Chemical, tras su fusión compañera de viaje de DuPont; Bayer, con planta en Langreo; Solvay, en Siero, y Glencore International, grupo al que pertenece Asturiana de Zinc.

Cerca de 3.000 personas se concentraron ayer en Velilla del Río Carrión (Palencia) para pedir a todos los partidos políticos «unión» en la defensa de las centrales térmicas de Velilla y Lada y a Iberdrola que reconsidere su decisión de cerrarlas y deje de «vender humo»

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos