Javier Fernández, «convencido» de que no se va a cerrar la térmica de Lada

Central térmica de Lada./J. M. Pardo
Central térmica de Lada. / J. M. Pardo

«Precipitar el cierre es un error y perjudicaría gravemente nuestra actividad industrial», subraya el presidente del Principado

EFE

El presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández, se ha mostrado "convencido" de que no se van a cerrar las centrales térmicas de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia), a pesar de la petición de Iberdrola.

El presidente del Principado ha señalado esta mañana que está de acuerdo con el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, en ver qué empresa quiere hacerse cargo de Lada, y se ha mostrado "convencido" de que habrá alguna que quiera hacerlo.

Tras decir que sería un "error" el cierre de estas centrales, ha sostenido que el suministro eléctrico debe combinar seguridad, proyección ambiental y precio, y ha advertido de que en caso de cerrarlas se resentiría el precio.

Según ha detallado, si se cierran se tendría que cerrar el marginal de precios con gas, lo que supondría un coste adicional al menos un 15 o un 20 por ciento.

Por eso, ha considerado que la pregunta es si España está en condiciones de asumir eso cuando está cumpliendo con las expectativas de rebajas de emisiones de CO2 por efecto invernadero.

Fernández ha considerado que "la clausura anticipada de las térmicas supondría una nueva reconversión industrial, que en este caso afectaría al polo energético formado por las propias centrales, los empleos directos e indirectos, la logística y el impacto sobre el movimiento portuario".

"Precipitar el cierre es un error y perjudicaría gravemente nuestra actividad industrial", ha aseverado el presidente, quien ha rechazado el visto bueno del Congreso de los Diputados a una resolución que propone reducir los límites de emisiones de CO2 en el marco de las directivas europeas del denominado "paquete de invierno".

El jefe del Ejecutivo autonómico ha indicado que la extracción de carbón nacional tiene hoy un horizonte más limitado aún en el tiempo que el de las térmicas y ha señalado que flexibilizar ese plazo, llevarlo más allá en el tiempo, es una posición que el Gobierno del Principado, y espera que el Gobierno de España, están trasladando a la Unión Europea.

Por otra parte, ha considerado que la descarbonización de la economía "es uno de los mayores desafíos de los próximos años", que "si se hace mal" puede provocar además un alza del precio de la electricidad, "tanto para los consumidores domésticos como para los industriales".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos