José Álvarez media en el conflicto entre el SOMA y Fica-UGT en Asturias

El secretario general del sindicato se reunió ayer en Madrid con Alperi y tiene previsto hacerlo en los próximos días con el nuevo responsable de la federación del metal

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

El secretario general federal de la UGT, el asturiano José María Álvarez, mantuvo ayer un encuentro con el secretario general del SOMA, José Luis Alperi, en Madrid, con la intención de abrir una puerta a la esperanza para poder cumplir con el mandato federal de fusión entre el sindicato minero y la Fica-UGT en Asturias.

El conflicto entre el SOMA y el metal llegó a un momento cumbre el pasado viernes, con la celebración del que tenía que ser el congreso fundacional de la nueva Fica-UGT en Asturias, que de hecho lo fue, pero también de fusión entre ambas organizaciones. Y esto no fue así, por la ausencia de la totalidad de los delegados del SOMA, tras la asamblea general extraordinaria celebrada el miércoles de la semana pasada en Mieres, en la que los miembros del sindicato minero no solo decidieron no admitir la fusión en los términos en los que ésta está planteada, sino que advirtieron con claridad de que están dispuestos a abandonar la disciplina de la UGT y constituirse en un nuevo sindicato sectorial.

En la reunión de ayer, José María Álvarez se ofreció a José Luis Alperi a mediar con el secretario general, hasta ahora, del metal y nuevo líder de la Fica-UGT, Jenaro Martínez, con el que también tiene previsto reunirse de forma inmediata para tratar de llegar a un acuerdo que evite la ruptura del SOMA con la UGT, una situación que no solo tendría una importancia numérica (el SOMA cuenta con 9.000 afiliados), sino también simbólica, puesto que después de 106 años juntos podría iniciar un camino sin la UGT como compañera.

El sindicato minero mantiene su voluntad de abandonar la UGT si no hay un acuerdo

Lo ocurrido en Asturias no agrada a José María Álvarez y es por ello por lo que quiere agotar todas las vías posibles que eviten el divorcio con el sindicato minero. En la reunión de ayer, los representantes del SOMA expusieron al secretario general de la UGT su postura y mostraron su disconformidad con el proceso de integración que se llevó a cabo en Asturias. También le trasladaron que mantienen su voluntad de abandonar la Unión General de Trabajadores en el caso de que no se alcance una solución.

Aunque desde el SOMA no lo han confirmado, lo cierto es que incluso podría tener ya perfilada su hoja de ruta para emprender el camino en solitario en el caso de que no se alcance un acuerdo para su integración en Fica.

El SOMA mantendría, en ese caso, su vocación de sindicato socialista. Su idea sería la de convertirse en una organización transversal, que no solo representara a los trabajadores de la minería, la base de su fundación, sino a los de otros sectores productivos. Cabe recordar que, unido a Fitag, el SOMA también representaba a la industria y a los trabajadores del sector de agroalimentación.

Comité federal

La crisis abierta en Asturias tras la negativa del SOMA a integrarse en Fica le llega a la dirección nacional en un momento clave, puesto que la próxima semana se celebrará un comité federal que se prevé tenso y en el que a buen seguro este conflicto se pondrá sobre la mesa. No quiere, por tanto, el asturiano José María Álvarez, tener abierto un nuevo frente en su gestión, que ya comienza a ser cuestionada. La posición del sindicato ante el desafío soberanista en Cataluña, vista como ambigua y equidistante por varios sectores, o la tibieza en la respuesta a la ruputura de negociaciones con la patronal son algunos de los frentes que ya tiene abiertos.

Fotos

Vídeos