Un juez cita a declarar a Carlos Slim en una demanda de despido

Carlos Slim ha sido citado para declarar el próximo 22 de enero. /Álex Cruz
Carlos Slim ha sido citado para declarar el próximo 22 de enero. / Álex Cruz

El exabogado de Aqualia en Cantabria fue despedido en septiembre y quiere que el multimillonario explique por qué adoptó esa decisión en el juicio que se celebrará en enero

C. DE LA P. SANTANDER.

El magnate mexicano Carlos Slim, máximo accionista del Real Oviedo y el sexto empresario más rico del mundo, ha sido citado a declarar como testigo en un juicio por despido promovido por el que fuera abogado de FCC-Aqualia en Cantabria hasta el pasado mes de septiembre, Guillermo Nalda.

Slim, también máximo accionista de la compañía, es, según el letrado, quien decidió su despido al traspasar todos los asuntos judiciales a un despacho de abogados de ámbito internacional. En su demanda, el despedido pidió el interrogatorio del magnate y ahora el titular del Juzgado de lo Social número 4 ha admitido la prueba y lo ha citado a declarar en el juicio señalado para el 22 de enero. En la providencia judicial, reveladad por El Diario Montañés, el juez apercibe al multimillonario de que si no comparece, sin causa justa, se declararán como ciertos los hechos denunciados en la demanda.

En medios jurídicos consultados subrayan que la presencia de Slim en el juicio es «remota» y lo más probable es que sus abogados maniobren para impedir que el mexicano se presente en los juzgados de Santander.

En su demanda, Guillermo Nalda sostiene que lleva trabajando para Aqualia (ahora FCC-Aqualia) desde julio de 2009 hasta el 30 de septiembre de este año, fecha en la que se le comunicó la extinción de la relación laboral. Aunque durante estos ocho años «la prestación laboral se ha venido desarrollando en virtud de sucesivos contratos aparentes de arrendamiento de servicios» impuesta por la empresa, la realidad es que «se trata de una relación laboral» en toda regla, según defiende el abogado, que pide que se condene a la empresa y se declare improcedente el despido.

Nalda argumenta que se trata de «una contratación personal» y el trabajo lo ha desarrollado únicamente él y «no por un despacho de abogados», ya que ni siquiera tiene ni comparte desde hace años ninguna oficina o despacho, y que su única actividad laboral por cuenta ajena es para Aqualia, la Federación Cántabra de Fútbol y la Delegación de la Mutualidad. También subraya que pese a que la relación laboral se ha desarrollado en el ámbito jurídico y judicial, «nunca ha actuado como un letrado en ejercicio o asesor externo», sino que ha sido bajo la instrucción y dependencia del director gerente del Servicio de Santander.

Pero cuando Carlos Slim desembarcó en la filial de gestión de agua de la constructora española se cambiaron las directrices y forma de trabajo y las cuestiones jurídicas del grupo se trasladaron al despacho Ontier, con presencia directa en 15 países, entre ellos México y España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos