El juez interroga hoy a Torres Inclán por los presuntos sobornos en Venezuela

Juan Carlos Torres Inclán, en la junta en la que presentó su dimisión a la presidencia de Duro Felguera./M. ROJAS
Juan Carlos Torres Inclán, en la junta en la que presentó su dimisión a la presidencia de Duro Felguera. / M. ROJAS

Duro Felguera no ha recibido aún la notificación de la Audiencia Nacional que investiga el caso en el que también está imputado Del Valle

E. P. /S. B. GIJÓN.

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno tomará hoy declaración en calidad de investigados al expresidente de la empresa de ingeniería Duro Felguera Juan Carlos Torres Inclán y Javier Alvarado Ochoa, antiguo alto cargo del Gobierno de Hugo Chávez en el marco de una causa que investiga presuntos pagos de comisiones y sobornos de este grupo asturiano a políticos venezolanos.

Según informan fuentes jurídicas, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 interrogó ayer al que fuera viceministro de Energía hasta 2006 en Venezuela, Nervis Gerardo Villalobo, y a su mujer, Milagros Coromoto, y el próximo lunes hará lo propio con el presidente de Técnicas Reunidas (Terca), Luis Barrios Melean, también imputado en la causa.

La investigación se dirige además contra Duro Felguera y su presidente, Ángel Antonio del Valle Suárez, por presuntos delitos de corrupción internacional y blanqueo de capitales. Fuentes de la empresa aseguraban a ayer que aún no ha recibido la notificación por parte de la Audiencia Nacional, que parte de la investigación surgida en 2015 a partir de un informe del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac), que detectó «indicios de criminalidad» por pagos en una cuenta del ya extinto Banco Madrid, del que eran clientes los políticos sobornados.

El consejo del grupo analizará hoy la venta de su sede en Madrid al Banco Sabadell

La querella de Anticorrupción admitida a trámite por el juez acusa a Torres y a Del Valle de haber firmado una serie de contratos con entidades y personalidades venezolanas relacionadas con el Gobierno del país entre 2008 y 2011, cuyo objetivo era encubrir el pago de comisiones o sobornos a funcionarios públicos venezolanos para favorecer los intereses de la empresa.

A través de tres contratos de prestación de servicios de asesoramiento y asistencia técnica con Técnicas Reunidas y con Ingeniería Gestión de Proyectos de Energía (Ingespre) -también querelladas por estos delitos-, los responsables de Duro Felguera entregaron al menos 105,62 millones de dólares (89,08 millones de euros) al entonces miembro del Gobierno de Hugo Chávez Nervis Villalobos, y también querellado, para que utilizase su capacidad de influencia en la Administración venezolana en beneficio de la compañía.

La empresa española firmó en 2009 un contrato con la venezolana C. A. Electricidad de Caracas (EDC), empresa pública filial de Corporación Eléctrica Nacional, para la construcción de la central de ciclo combinado de Termocentro, por un importe de más de 1.500 millones de euros.

Por otra parte, el consejo de administración de Duro Felguera se reunirá hoy para analizar, entre otros asunto, la venta del edificio en Madrid al Banco Sabadell, que está dispuesto a aportar 33 millones de euros. De ellos, diez tienen que quedar como garantía para que la banca libere el resto, hasta los 31 millones que necesita el grupo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos