«Es lamentable que Iberdrola use una fiesta dirigida a niños para cargar contra el carbón»

«Es lamentable que Iberdrola use una fiesta dirigida a niños para cargar contra el carbón»

Políticos y sindicatos asturianos critican el último anuncio publicitario de la compañía eléctrica y la acusan de «mentirosa y demagógica»

AIDA COLLADO GIJÓN.

Los Reyes Magos entran en una sede de Iberdrola y se sacan un 'selfie'. Que se note el espíritu desenfadado, tan del siglo XXI, desde el principio. Tosen y se quejan de la contaminación antes de dirigirse a una cariacontecida recepcionista que, como ya intuye una conversación incómoda, les ofrece unas viandas para distraer la atención. Gaspar no se deja engañar y reclama lo que ha ido a buscar: «Venga, que todavía tenemos que recoger cientos de regalos hoy. ¿Dónde está ese carbón?», exige. Rebeca, la mujer detrás del mostrador, no sabe dónde meterse. Se hace el silencio en la sala. Un joven de camisa de cuadros y gafas de pasta no da crédito: «¿Ha dicho carbón?». O sea. Pero Rebeca es una profesional y sale jacarandosa. A Iberdrola no le queda carbón, ya no trabaja con el mineral, pero a cambio les da unas maquetas de molinos de viento. Rebeca sonríe... Fin. Se trata del último anuncio de la compañía eléctrica que ha indigestado el roscón a las comarcas mineras. Políticos y sindicatos asturianos cargaron ayer contra una campaña que han definido como «lamentable» e innecesaria.

Muchos -es el caso del alcalde de Langreo, Jesús Sánchez- no entienden que se utilice una fiesta dirigida fundamentalmente a los niños «para hacer propaganda en contra del carbón». El regidor instó ayer a la empresa a -ya que apela al espíritu navideño- «ayudar y hacer una campaña para acabar con la pobreza energética, que afecta a miles de ciudadanos». Porque, hoy por hoy y «por mucho que lo intente», señala, «Iberdrola no conseguirá colgarse la medalla verde. Los vecinos tenemos memoria y sabemos lo que esta empresa hace dentro y fuera de España». No habla de oídas. El alcalde langreano dice que como exempleado de Iberdrola, para la que trabajó 41 años, «fue muy triste ver ese anuncio». Pero «no reconocerán que se equivocan».

El presidente del SOMA, José Luis Alperi, incide en que lo único que muestran este tipo de campañas es la «poca seriedad de una compañía que tiene una importante responsabilidad social corporativa». Acusó a la eléctrica de «mentirosa y demagógica, ya que en diciembre, de 31 días, la térmica de Lada estuvo funcionando unos veinte. Si dicen 'no' al carbón que sean consecuentes», reprocha. También le recrimina su «poca sensibilidad con unas poblaciones que no lo estamos pasando bien. Iberdrola tendrá que devolver al territorio lo que se llevó. Veremos cómo descontaminan y recuperan las zonas en las que estuvieron tantos años».

La estrategia comercial de la eléctrica también es «vomitiva» para el responsable de Industria de CC OO en Asturias. «Se amparan en el ecologismo, pero se trata de un mero interés empresarial», señala Damián Manzano. «Lleva veinte años sin quemar carbón nacional ya ahora quiere abandonar Asturias con la excusa más miserable», añade.

«Durante muchos años, Iberdrola obtuvo cuantiosos beneficios del funcionamiento de sus centrales térmicas. Ahora se sube al carro de los más verdes, por puro interés económico, sin importar ni las cuencas ni el empleo», coincide Felipe González Coto, secretario de Energía de la FSA. «Os debió quedar la cabeza bien descansada», lamenta el portavoz del PSOE en la Junta, Marcelino Marcos Líndez, desde sus redes sociales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos