Liberbank cierra la ampliación de capital con una demanda que supera 7,9 veces la oferta

Manuel Menéndez y Pedro Manuel Rivero, en la última junta de accionistas de Liberbank. / E. C.
Manuel Menéndez y Pedro Manuel Rivero, en la última junta de accionistas de Liberbank. / E. C.

Su capitalización pasará a ser de más de 1.200 millones una vez que desembarquen las nuevas acciones, entre ellas las del británico Arrowgrass

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

La sobredemanda era previsible, porque todos los accionistas de referencia habían apostado por ella y por la gran avidez de los fondos, sobre todo extranjeros, pero nadie imaginaba un éxito de tal calibre. Y ayer se confirmó un triunfo rotundo de Liberbank en la ampliación de capital de cerca de 500 millones de euros, que cerró con una demada de títulos que supera casi ocho veces la oferta.

Al cierre de la operación, se habían suscrito un total de 1.996 millones de acciones por un importe de 499 millones de euros. Según explicó la propia entidad financiera en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las peticiones superaron los 13.706 millones de acciones, 7,9 veces el volumen de títulos ofrecidos en la ampliación de capital. Esta fuerte demanda ha hecho innecesaria la apertura de un periodo de asignación discrecional.

Liberbank había ofrecido un descuento del 38% a los nuevos accionistas. Eso ayuda, pero también cuenta y mucho, según los círculos financieros, la confianza del mercado en quien pilota Liberbank. Su consejero delegado, el asturiano Manuel Menéndez se había propuesto proteger la independencia de la entidad y se había empleado a fondo para que el banco sedujera a los inversores. Tras lograr con creces su objetivo, estos fondos se destinarán a fortalecer su balance, reducir su perfil de riesgo e impulsar su plan de negocio tras reducir el volumen de activos tóxicos (créditos dudosos y activos adjudicados). De esta forma, Liberbank prevé afrontar un periodo de mayor estabilidad tras los episodios de caídas en Bolsa que siguieron a la resolución de Banco Popular.

Entrada de nuevos fondos

Las antiguas cajas de ahorros que controlan el capital -Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria- redujeron su participación al 24,2% desde el 43,2%, tras vender un 19% en mercado y lograr liquidez por 119 millones para acudir a la ampliación. Al tiempo que han entrado nuevos accionistas y algunos de los existentes han reforzado sus posiciones.

Más de 40 fondos de inversión (alguno de ellos español y en su mayor parte de Estados Unidos y Reino Unido) compraron el 19% de Liberbank a finales de octubre a las tres antiguas cajas de ahorro fundadoras del banco.

El último en aparecer ha sido el hedge fund británico Arrowgrass, que tiene el 2,8% del capital, según ha comunicado a la CNMV. Esta participación está valorada en unos 35 millones de euros. La capitalización de la entidad financiera pasará a ser de más de 1.200 de euros, una vez que hayan desembarcado los 1.900 millones de títulos nuevos procedentes de la ampliación. Comenzarán a cotizar el próximo martes 21 de noviembre, día en que se extinguirá la protección antibajistas decretada por la CNMV.

Otros de los fondos nuevos son Double Black Diamonf Offshore, LDC, con el 1,2% del capital, y Lansdowne Partners International Limited, con otro 1%.

Oceanwood se consolida como segundo accionista, solamente detrás de las fundaciones bancarias, con el 15, 9%, y espera su entrada en el consejo.

Wellington Management Group, una de las gestoras de fondos más famosas del mundo, es, tras la ampliación, el cuarto accionista de Liberbank, con un 4,16%. Creado en 1928, el fondo norteamericano se encuentra entre las quince mayores firmas de gestión de activos de todo el mundo, con un billón de dólares (unos 900.000 millones de euros).

La familia Masaveu, que controla el 5,6%, también se comprometió con la operación, al igual que Ernesto Tinajero Flores (7,4%).

La primera fase de la ampliación de capital de la entidad fruto de la fusión de Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura se cerró el viernes pasado, cuando dejaron de negociarse los derechos que daban opción a adquirir acciones nuevas.

Por cada diecinueve derechos de Liberbank se podían adquirir 45 acciones nuevas a 0,25 euros cada una, por lo que los inversores pudieron aprovechar durante dos semanas para ejercer la opción o venderlos en el mercado.

En los próximos días, siguiendo el calendario previsto, quedará inscrito el aumento de capital y la tramitación del expediente de admisión a negociación de las nuevas acciones en las bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia. Desde la semana pasada, fuentes del mercado aseguraron que la ampliación había quedado más que cubierta ya que la operación contaba desde el primer momento con el respaldo de los socios de referencia, dispuestos a desembolsar más de 250 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos