El 66% del local sigue tapiado siete años después y en el resto apenas se dieron clases

La declaración de una testigo puso a los agentes sobre una pista donde no solo les extrañó que la empresa de formación se decidiera a comprar su primer inmueble

R. M. GIJÓN.

S., una testigo del caso, aseguró que la compra del bajo comercial se hizo «para evitar pérdidas en la operación inmobiliaria y hacer frente al crédito que se pidió en su día con Cajastur». Fue su declaración la que puso a los agentes sobre una pista donde no solo les extrañó que la empresa de formación se decidiera a comprar su primer inmueble, justo en Langreo, en esa cooperativa, en ese momento.

El bajo comercial consta de 714,3 metros cuadrados. Para adecuarlo Infastur contrató a una constructora, a la que ordenó ceñir la reforma a 243,39 metros. El 66% restante era inútil y sigue tapiado. Se decidió así «con vistas a no hacer una inversión muy grande», dijo Mónica Menéndez. Fueron 142.662 euros a sumar a los gastos de hipoteca, escrituras, y compra. En total 1,2 millones para un pobre resultado. Entre 2012 y 2014 «solamente se habrían impartido siete acciones formativas, por las que Infastur habría percibido en concepto de alquiler de dotación y equipamiento un total de 25.214 euros». No le dio para cubrir los gastos de luz, agua, teléfonos y similares.

«Con las cifras reales se demostraría que Infastur, con el conocimiento y beneplácito de la ejecutiva del sindicato UGT-Asturias, habría sido utilizada para hacer frente a una operación inmobiliaria absolutamente deficitaria, mediante la adquisición de un local del que habría tenido un rendimiento económico prácticamente simbólico en comparación con la inversión asumida», concluyen los agentes.

En su informe recuerdan sobre Infastur que «el 99,9% de sus ingresos comerciales tienen su origen en IFES, o lo que es lo mismo, en fondos públicos procedentes de subvenciones finalistas». Para agotar esas ayudas pasaría facturas de alquiler de aulas «indiciariamente incrementados de forma fraudulenta en comparación con los costes reales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos