Mallada pide a PSOE y Unidos Podemos que «recapaciten» sobre el cierre de las térmicas

María Teresa Mallada, ayer, en el pozo Sotón. / J. C. ROMÁN
María Teresa Mallada, ayer, en el pozo Sotón. / J. C. ROMÁN

El portavoz socialista de Industria en la Junta, Jesús Gutiérrez, reclama «coherencia» a su partido en el Congreso para defender el sector minero

A. COLLADO / A. FUENTE GIJÓN.

Tras el contundente rechazo del Ejecutivo central y de los dirigentes populares en Asturias, era de esperar que la presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada, se manifestase rotundamente en contra de la iniciativa aprobada esta semana en el Parlamento y que de aplicarse supondría el adelanto del cierre de las centrales térmicas (en Asturias hay cuatro) a 2020. «No entiendo lo que se aprobó en el Congreso de los Diputados», reconocía ayer la presidenta de la hullera pública. En su opinión, la propuesta no hace otra cosa que «dar en la línea de flotación del sector de extracción del carbón y, para mí, desde luego, no tiene sentido alguno». Dicho esto, se dirigió a Unidos Podemos, que presentó la iniciativa, y a PSOE y Ciudadanos, que la respaldaron y permitieron su aprobación: «Espero que las cosas se pongan en su sitio y quienes hayan apoyado esa medida de cierre de las térmicas, que supone el fin de la minería, recapaciten y reconduzcan su postura».

La controvertida propuesta no ha encontrado rechazo únicamente en las filas del PP. Ni el Gobierno regional, ni la Federación Socialista Asturiana (FSA), ni los sindicatos ven con buenos ojos una iniciativa que, están convencidos, es lo mismo que dinamitar el sector del carbón asturiano. De tratarse en la Junta, el portavoz del grupo socialista en materia de industria, energía y minería, Jesús Gutiérrez, ya advirtió ayer de que se mostrará contrario a lo aprobado en el Congreso. Y lo hará para respetar «el programa electoral con el que nos presentamos en 2015, que se compromete con la defensa del sector minero en todas sus variables».

Gutiérrez apeló, de este modo, a la «coherencia» de los diputados nacionales socialistas. «El PSOE, que históricamente fue un partido de gobierno, no puede perder la coherencia bajo ningún concepto, porque es lo que le da credibilidad a corto y medio plazo», explicó.

El parlamentario regional recordó los compromisos adquiridos con la minería por parte del secretario general del partido a su paso por Asturias, tal y como también hizo en León y Palencia. Estos, lamentó Gutiérrez, «chocan con la iniciativa aprobada en el Congreso», incompatible con la supervivencia del sector.

La reducción de emisiones de CO2 planteada conllevaría, «como cualquiera que tenga un mínimo conocimiento de lo que supone el funcionamiento de una central», la desaparición de las plantas térmicas. Y esta acarrearía, a su vez, el fin del carbón. «Si se cierran las térmicas, ¿quién nos va a comprar el carbón que producimos?», planteó Gutiérrez.

Agradeció el intento de Pedro Sánchez, el jueves, en León, de plantear alternativas para las comarcas mineras. «Siempre está bien dar ideas, pero es muy difícil ponerlas en marcha», dijo en alusión a la propuesta del secretario general de priorizar las cuencas en la subasta de los lotes de las renovables. Lo más sensato en atención al objetivo de descarbonización para 2050, añadió, «es dejar la poca minería que hay, que no es una parte menor de la economía de las comarcas mineras, hasta que haya otras alternativas». Es decir, alargar el periodo este periodo de tránsito, «porque si se aplica esta medida, dos minutos después cerrará la minería».

Fotos

Vídeos