Masiva movilización en Asturias por unas pensiones «dignas»

Cabecera de la manifestación que en la mañana de ayer recorrió las calles del centro de Gijón. / JORGE PETEIRO
Cabecera de la manifestación que en la mañana de ayer recorrió las calles del centro de Gijón. / JORGE PETEIRO

«O reparto de la riqueza o conflicto», avisan los sindicatos en una multitudinaria protesta en Gijón

A. SUÁREZ GIJÓN.

Varios miles de personas -más de 10.000, según los cálculos de la Policía Nacional- se manifestaron este domingo por las calles de Gijón en defensa de un sistema público de pensiones solvente y de unas prestaciones «dignas» cuyo incremento anual esté vinculado a la evolución del IPC. Una movilización más pero no la última, avisaron los convocantes, que dejaron claro al Gobierno de Mariano Rajoy que continuarán en la calle mientras no se atiendan sus reivindicaciones. «O reparto o conflicto», resumió a pie de pancarta, contundente, el secretario general de Comisiones Obreras, José Manuel Zapico.

La convocatoria de ayer, bajo el paraguas de UGT, Comisiones y la Federación de Asociaciones de Mayores del Principado, abarrotó las calles del centro de Gijón desde la plaza de toros, punto de inicio, hasta el paseo de Begoña, donde concluyó la marcha y se leyó un manifiesto en voz de 'Maricuela', histórica militante socialista. «No votéis a los partidos que nos roban nuestro presente y también el futuro de nuestros hijos y nietos», clamó.

Hubo muchas caras conocidas en Gijón. Acudió el secretario general de la Federación Socialista Asturiana, Adrián Barbón, que acusó al Gobierno de Rajoy de «empobrecer a los pensionistas» con su política de actualización de las prestaciones en un 0,25% que las medidas paliativas incluidas en el proyecto de presupuestos estatales para este año, apostilló, no corrigen en modo alguno. Junto al político lavianés estaba la senadora María Luisa Carcedo y una amplia representación de la ejecutiva regional, entre ellos el responsable de política municipal y alcalde de Corvera, Iván Fernández.

También participó en la manifestación el portavoz de Podemos en la Junta General, Emilio León, así como el grupo parlamentario al completo de Izquierda Unida con su número uno a la cabeza, Gaspar Llamazares. «Dignidad y resistencia frente al empobrecimiento de las clases populares. No falta dinero, falta voluntad política», fue el mensaje esgrimido por la coalición.

Más allá de las declaraciones, el resumen de la manifestación de ayer es que los sindicatos y los pensionistas están dispuestos a seguir en la calle el tiempo que sea necesario hasta que el Gobierno atienda sus demandas. Es decir, que amenazan con un largo pulso al Ejecutivo popular, cuyas medidas presupuestarias para ir un poco más allá de la mera revalorización del 0,25% son consideradas «un parche».

Sindicatos y pensionistas claman por la garantía de un sistema de pensiones público sostenible con vistas al futuro, revirtiendo los ajustes aplicados en estos años y vinculando el incremento anual de la prestación al avance del IPC. «Queremos un sistema público, no ir hacia uno privado con una mierda de pensión que lo complemente», dijo gráficamente el secretario general de la Unión General de Trabajadores, Javier Fernández Lanero. Tras dejar claro que la movilización de ayer «no será la última», abogó por medidas de redistribución de la riqueza, por la vía de gravar las rentas del capital, para conseguir los recursos con los que financiar estos objetivos. «El problema es que no hay voluntad política», matizó.

Más información

Subidas «de miseria»

En términos similares se expresó el máximo responsable de Comisiones Obreras, que alertó de una tendencia hacia la concentración de la riqueza en pocas manos, en un escenario en el que mientras la macroeconomía y los beneficios empresariales crecen, los trabajadores y los pensionistas pierden poder adquisitivo. «O reparto o conflicto», zanjó Zapico, tildando de «miseria» el 0,25% de incremento de las pensiones decidido por el Gobierno del Partido Popular.

«Defender las pensiones es una cuestión de dignidad, no se puede tolerar la escasez que sufren hoy personas que han trabajado toda la vida», remachó Dolores San Martín, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mayores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos