Los jubilados asturianos advierten de que no pararán hasta blindar sus pensiones

La cabecera de la manifestación, a su paso por la calle Uría. /MARIO ROJAS
La cabecera de la manifestación, a su paso por la calle Uría. / MARIO ROJAS

Las asociaciones de jubilados piden una reforma constitucional que evitae que «el Gobierno de turno» pueda perjudicarles

Aida Collado
AIDA COLLADOGijón

Hace tiempo que los jubilados asturianos decidieron que el mejor lugar para reclamar la subida de sus pensiones era en la calle, donde podían alzar la voz en contra de la «mísera» revalorización del 0,25% fijada para este año y a favor de la articulación urgente de medidas que garanticen la viabilidad del sistema público. Dos frentes en los que empezaron a luchar en septiembre, con la marcha de las pensiones que les llevó junto a personas de todos los puntos de España a caminar hasta Madrid para hacerse oír. Desde entonces y casi semanalmente han vuelto a tomar la vía pública, muchas veces con concentraciones frente al Instituto Nacional de la Seguridad Social, para reclamar que se les devuelva «lo adeudado» y se les permita, así, recuperar el poder adquisitivo que pierden día a día. Pero lo de ayer rompió todos los moldes. Casi cinco mil personas se reunieron frente a la estación de tren de Oviedo con una clarísima advertencia que repetía el secretario general de CC OO en la región, José Manuel Zapico: «Ya dijimos en septiembre que no íbamos a parar hasta que el Gobierno rectificase y convocase de nuevo el Pacto de Toledo».

A buen paso por la calle Uría, continuó la marcha, entre pancartas y proclamas, hasta las oficinas del INSS. «En la actualidad, un pensionista cobra el 85% de su última nómina. En veinte años este porcentaje bajará al 63% y, en 2050, con el sistema actual, solo cobrará en torno al 48% de su último sueldo», precisó Zapico.

El presidente de la Asociación de Pensionistas de Asturias, Pepe Fuertes, reclamó una vez más que las pensiones se suban conforme al IPC y una reforma de la Constitución que sirva para «blindarlas», con el objetivo de evitar que «el Gobierno de turno» pueda perjudicar al colectivo.

De forma muy similar se expresó el presidente de la Asociación de Pensionistas de Gijón, Boni Arias, quien recordó que los recortes en las pensiones comenzaron en 2011, cuando «el PSOE las congeló». Luego, con el PP, admitió, «la situación se agravó». Pero, a la vez que animó a los jóvenes a participar en las protestas, avisó: «No pararemos hasta conseguir lo que tenemos en mente».

Entre quienes participaron en la manifestación se encontraba el coordinador general de IU en Asturias, Ramón Argüelles, quien llamó a la movilización sostenida. La subida fijada por el Gobierno de Rajoy, lamentó, no es ni siquiera una «limosna». Por eso, enfatizó, manifestaciones «tan multitudinarias» como la de ayer en Oviedo y en muchos puntos de España son «indispensables» para garantizar un modelo de pensiones justo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos