El Comercio

Las exportaciones asturianas se redujeron un 10,3% hasta agosto

  • Las importaciones cayeron un 14,7% en los primeros ocho meses del año y dejan un saldo comercial positivo de 368 millones

El comercio exterior del Principado se está resintiendo en 2016, tanto en lo que se refiere a exportaciones como a importaciones. Según el informe mensual publicado ayer por el Icex, de enero a agosto las ventas realizadas desde Asturias a otros países ascendieron a 2.279,1 millones de euros, lo que supone un descenso del 10,3% con respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que las importaciones se situaron en 1.910,8 millones, un 14,7% menos que en el mismo plazo de 2015. Con estas cifras, el saldo comercial del Principado en estos ocho meses presentó un superávit de 368,3 millones de euros, con una tasa de cobertura del 119,3%.

El análisis sectorial de las exportaciones en estos primeros ocho meses refleja incrementos en las ventas de materias primas, automóvil, bienes de consumo duradero y manufacturas de consumo, mientras que hay caídas en el resto de sectores, sobre todo, en productos energéticos, con una reducción de las ventas del 39%.

En el caso de las importaciones, hay comportamientos desiguales, con los descenso más importantes en las compras de productos energéticos (34,1%), semifacturas no químicas (23,6%) y productos químicos (21,3%). Suben, sin embargo, las adquisiciones al extranjero en el sector del automóvil (22,8%), alimentos (11,6%), bienes de consumo duradero (7,4%) y bienes de equipo (6,6%).

En lo que se refiere al último mes de la serie, agosto, el informe refleja que las exportaciones alcanzaron 289,9 millones de euros, lo que supone un aumento del 24,6% respecto al mismo mes del pasado ejercicio, mientras que el total de las importaciones cayó un 21,3% hasta los 231,6 millones. La balanza comercial se cerró en ese mes con un superávit de 58,3 millones. En el caso de las exportaciones el mayor incremento se produjo en los productos químicos, un 80%, y la caída más pronunciada en las importaciones fue en el sector de los productos energéticos, un 33,9%.