El Comercio

Los índices europeos esperan en verde el veredicto de la urnas en EE UU

  • El Ibex-35 cerró la sesión con una revalorización del 0,20%, para dar un último cambio en los 8.937 puntos

  • BBVA encabezó los ascensos del Ibex-35, con una subida del 1,56%. ArcelorMittal fue el peor, con un descenso del 4,47%

  • El rendimiento de los títulos americanos y europeos a diez años subía ligeramente, frente a la estabilidad que registraban los títulos de la periferia

Los inversores han optado por la cautela, o por una calma tensa, en la jornada electoral estadounidense. Los índices bursátiles que subían en algún momento de la sesión lo hacían poco y las pérdidas de los que caían eran muy limitadas. Ello después de que las Bolsas hubieran manifestado en la sesión anterior su clara preferencia por Hillary Clinton sobre Donald Trump, al subir con fuerza después de que el FBI exonerara a la demócrata del caso de los correos electrónicos e incrementara su probabilidad de victoria en los comicios. Los índices estadounidenses registraron en la jornada de ayer subidas de más de un 2%, después de las nueve sesiones a la baja que acumularon ante la mejora de Trump en los sondeos a causa, precisamente, de la investigación del FBI sobre Clinton y sus emails cuando estaba en la Secretaría de Estado. 

En la jornada de hoy, los índices estadounidenses mostraban en los primeros cambios una ligera tendencia al verde y ello ha sido lo que ha mejorado el tono en los índices europeos, posibilitando un cierre cautelosamente en positivo. Los inversores, por tanto, aunque cautos, han comprado la posibilidad de un resultado electoral que creen favorable: la victoria de Clinton. El Ibex-35 terminó el día con una revalorización del 0,2%, hasta los 8.937 puntos. El Ftse 100 británico fue el índice más rentable de todos, con una subida de algo más de medio punto porcentual, mientras que el Ftse Mib de Milán se anotó un 0,48%. El Cac 40 francés, por su parte, ganó un 0,35%, mientras el Dax alemán avanzó un 0,24% y el PSI-20 de Lisboa, un 0,18%. Los mercados emergentes también esperaban el veredicto electoral con subidas relevantes. 

Al selectivo español lo que le ha ayudado ha sido el buen comportamiento del sector financiero, empezando por BBVA, que cerraba la sesión con una subida del 1,56%. A continuación se colocó Bankia, con un avance del 1,25%. Entre los mejores también se colocaron Santander y CaixaBank, que avanzaron un 0,91% cada uno. Bankinter, por su parte, subió un 0,69%. Sabadell, por su parte, ganó un 0,16%. 

Entre los mejores, también Endesa, que se anotó un 1,01% en la jornada en que presentó sus resultados del tercer trimestre. Los inversores también acogieron favorablemente los números de Grifols, puesto que la compañía se revalorizó un 0,82% en Bolsa. La otra compañía del Ibex-35 que presentó sus cuentas fue ArcelorMittal, que se dejó un 4,47%, convirtiéndose en el peor valor del día dentro del Ibex-35. Meliá, Popular, Técnicas Reunidas y Cellnex se colocaron después, con descensos de más de un punto porcentual. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Urbas fue el valor más rentable, con una subida del 9,09%, seguido de Coemac, que se anotó un 7,89%. En rojo, Ezentis fue el peor, con un descenso del 6,16%, seguido de Ercrós, que perdió un 6%. 

Divisas, deuda y materias primas

En el mercado de divisas, tranquilidad. El tipo de cambio entre el euro y el dólar se ha estado moviendo durante todo el día entre niveles mínimos de 1,1030 y máximos de 1,1065 unidades. Al cierre se colocaba en 1,105 dólares. El peso mexicano, el termómetro que mide la probabilidad que le da el mercado a un triunfo de Trump, registraba su cuarto día consecutivo de ascensos, recogiendo el descenso de las opciones que los inversores le dan a Trump como ganador de los comicios. El yen, como refugio, perdía posiciones. 

En el mercado de deuda, veíamos tendencia al alza en los intereses de todos los bonos en general. Algo más elevada, es verdad, entre los títulos más seguros que entre los de la periferia europea. Así, el interés de los bonos americanos a diez años subía desde el 1,82% hasta el 1,84%, mientras que el rendimiento de los títulos alemanes a diez años pasó del 0,15% hasta el 0,17%. Pero el de los títulos españoles e italianos se mantenía estable en el 1,24% y en el 1,70%, respectivamente. Quizás un síntoma de reducción de la aversión al riesgo. 

En la jornada de mañana, los intereses de los bonos americanos pueden, bien caer a su mayor ritmo desde el 'Brexit', si Donald Trump gana la Caxa Blanca, bien mantenerse en niveles parecidos a los actuales si los estadounidense escogen a Hillary Clinton. De acuerdo con los analistas, se trata de un acontecimiento asimétrico: si gana el republicano, habría una huida de los activos de riesgo hasta los más seguros, mientras que si gana la demócrata, veremos flujos, pero muy modestos, a favor de los activos de riesgo. 

Lo mismo podía pensarse de lo que ocurría en el mercado de materias primas, puesto que vimos una nueva caída, aunque en esta ocasión mínima, del precio del oro: la onza bajaba por segunda sesión consecutiva, aunque apenas un 0,05%, hasta los 1.280 dólares la onza. 

El precio del barril de Brent se mantenía prácticamente estable en el entorno de los 46 dólares, tras caer alrededor de un 0,05% después de haberse anotado un 1,25% en la jornada anterior. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, retrocedía medio punto porcentual, hasta los 44,68 dólares, después de haber ganado cerca de un 2% el lunes. Ello ante las especulaciones respecto a la posibilidad de que los inventarios de crudo pudieran haber registrado un incremento récord la semana pasada.

Temas