El Comercio

La banca impulsa al Ibex a subir un 1,53%, por encima de los 10.600 puntos

La banca impulsa al Ibex a subir un 1,53%, por encima de los 10.600 puntos
  • Bankia y CaixaBank encabezan los ascensos, con ganancias de un 4,94% y de un 4,07%, respectivamente. Aena es el valor que más cae y el único que se deja más de un punto porcentual

El Ibex-35 cerró el viernes pasado en los 10.444,50 puntos, su nivel más bajo desde el mes de abril, tras haber retrocedido un 1,75% en su tercera semana consecutiva de descensos. En la primera jornada de julio, el indicador ha optado por un potente rebote. Durante la mayor parte de la jornada, entre las diez y media de la mañana y las tres de la tarde, el selectivo se había asentado en el entorno de los 10.540 puntos, para a partir de primera hora de la tarde iniciar un 'rally' que le ha llevado a recuperar los 10.600 puntos que perdiera el jueves de la semana pasada. Al cierre daba un último cambio en los 10.604,2 puntos, lo que supone una subida del 1,53%.

La banca fue la gran responsable de ese avance del selectivo español. Así, Bankia fue el más rentable del día, con una subida cercana al 5%. A continuación se colocó CaixaBank, con un avance de algo más de un 4%. Santander, BBVA y el Sabadell ganaron más de tres puntos porcentuales. Entre los más rentables, también ArcelorMittal, que se anotó un 3,57%, y otros grandes valores, como Repsol y Telefónica, que avanzaron un 2,72% y un 2,11%, respectivamente. 

En rojo, Aena fue el peor, con un descenso del 1,02%, seguido de IAG, Mediaset y Red Eléctrica, que perdieron algo más de un 0,6%. Ferrovial y Grifols se dejaron alrededor de medio punto porcentual. Pocos valores más terminaron en rojo: Abertis, Acciona, Merlin y Viscofán. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Prisa y Montebalito destacaron, pero también Unicaja, que debutó en el parqué el viernes pasado con una revalorización del 6,36% y en su segunda jornada en Bolsa ganó un 4,27%. 

El selectivo español no fue el único que subió con fuerza. De hecho, todos ellos registraron fuertes avances. El más rentable de todos fue el Ftse Mib de Milán, que se anotó un 2,08%. Inmediatamente después del Ibex-35 se colocó el Cac 40 francés, con una subida del 1,47%, mientras que el Dax alemán avanzó un 1,22%. Algo más rezagados, el Ftse 100 británico y el PSI-20 de Lisboa, que sumaron un 0,88% y un 0,53%, respectivamente. 

En el Eurostoxx 50, también destacó el sector financiero. Junto a los grandes bancos españoles, entre los diez valores más rentables también se situaron Deutsche Bank, BNP Paribas, Intesa SanPaolo, Société Génerale e ING. En negativo, únicamente terminaron Unibail-Rodamco, SAP y Ahold. 

Apoyo de Wall Street y de la macro

El acelerón de los avances, que tuvo lugar a primera hora de la tarde, coincidió con la apertura de Wall Street: tanto el Dow Jones como el S&P 500 registraban subidas en los primeros cambios de la jornada, pero el Nasdaq estaba en negativo al cierre de la sesión europea, pese a que había abierto con ganancias. Ello en una jornada que será más corta en Estados Unidos (sólo hay operativa durante media sesión) y víspera de otra que será festiva por la celebración de la fiesta nacional de independencia del 4 de julio.

En todo caso, los datos económicos publicados en Estados Unidos fueron favorables, comenzando por el índice de actividad manufacturera del país, al subir desde los 54,9 hasta los 57,8 puntos, cuando se esperaba que se colocara en los 55,3 puntos. 

Lo mismo se había mostrado en Europa por la mañana: el índice de actividad industrial de la zona euro para junio se revisó al alza por sorpresa desde los 57,3 hasta los 57,4 puntos, gracias a la fuerte revisión al alza que se observó en Alemania y que contrarrestó con creces la revisión a la baja de Francia y la caída sufrida en el indicador español desde los 55,4 hasta los 54,7 puntos, cuando los analistas esperaban que subiera hasta los 55,6 puntos. 

La mejora de los indicadores europeos pudo también tener que ver con la caída del euro tras el fuerte ascenso de la semana pasada: si comenzaba la jornada sobre el nivel de 1,14 unidades, en 1,142 unidades, al cierre el tipo de cambio se situaba en 1,1365 unidades, lo que supone un descenso de algo más de medio punto porcentual.

La recuperación del dólar fue coherente con el repunte del interés del bono americano desde el 2,30% hasta el 2,35%. 

En Europa, vimos algo más de estabilidad tras la fuerte subida de las rentabilidades la semana pasada. Así, el interés de los bonos españoles se mantenía en el 1,50%, mientras que el de los italianos continuaba sobre el 2,10% y el de los alemanes, ligeramente por debajo del 0,50%. 

La subida de Wall Street tenía que ver, por un lado, con la subida de los bancos que propiciaba el incremento de los intereses de los bonos y, por otro, con el fuerte avance de las compañías petroleras. Y es que el crudo registraba su octava jornada consecutiva de ascensos. El barril de Brent, de referencia en Europa, subía casi un 3%, hasta los 49,33 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se anotaba un 0,6%, hasta los 46,32 dólares. Se trata de la mayor secuencia al alza del precio del crudo este año.

El oro, sin embargo, caía hasta su nivel más bajo en casi dos semanas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate