Europa da vida al carbón hasta el 2030 y permite que se siga subvencionando a las térmicas

Térmica de Lada. /EFE
Térmica de Lada. / EFE

Los ministros de Energía de la Unión Europea acuerdan establecer en el 27% la cuota de consumo energético procedente de energías renovables en cada uno de los Estados miembro de cara al año 2030

J.M. CAMAREROMadrid | Bruselas

El Consejo de Ministros de Energía de la Unión Europea ha acordado establecer en el 27% la cuota de consumo energético procedente de energías renovables en cada uno de los Estados miembro de cara al año 2030. El pacto supone acabar con la intención de la Comisión Europea de alcanzar un 30% de energías 'verdes' a finales de la próxima década y concede una prórroga al carbón hasta ese año dando vida a las térmicas, que podrán continuar siendo subvencionadas.

La ratificación de los objetivos establecidos hasta ahora llega ante las dudas de muchos países sobre cuál debe ser la energía de respaldo que debe existir en cada territorio para asegurar el consumo. En el caso de España, por ejemplo, el carbón y los ciclos combinados representan este mes de diciembre más de un 37% de la producción.

Así La Unión Europea (UE) ha concedido una mínima victoria al carbón otorgando al mismo una opción de continuidad. El consejo de ministros de Energía, que concluyó la madrugada del martes, concede de este modo un importante balón de oxígeno a las ayudas que ahora obtienen las plantas de carbón, las que más gases invernadero emiten. No obstante, la negociación entre las instituciones europeas aún sigue en marcha y deberá concluir al final del año que viene.

Ambición insuficiente

«El grado de ambición es claramente insuficiente», admitió el comisario de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete. Agregó que tras caída de los precios de las energías renovables, la UE podría elevar su objetivo del 30% sin costes adicionales. «La reducción de costes ha sido espectacular, ya sea en energía solar o eólica», dijo Cañete en rueda de prensa tras la reunión.

De este modo, según informa La Vanguardia, los países no quieren ir mucho más allá de lo apuntado hasta ahora, aunque incluyeron metas intermedias (en el 2023, el 2025 y el 2027) para garantizar el cumplimiento paulatino de ese 27% en el 2030. Ahora, el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo tendrán que encontrar un punto de encuentro en las negociaciones sobre los textos definitivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos