El Gobierno limitará el cierre de las térmicas, pero no les obligará a comprar carbón nacional

Los representantes sindicales y del Ministerio de Energía, al inicio de la reunión, presidida por Daniel Navia.
Los representantes sindicales y del Ministerio de Energía, al inicio de la reunión, presidida por Daniel Navia. / JUAN LÁZARO

Los sindicatos consideran «insuficiente» la medida y acusan al Ejecutivo central de «dejar en manos de las eléctricas» el futuro de la minería

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

El futuro de la minería del carbón es cada vez más incierto. La medida que ayer anunció el Gobierno central de regular el cierre de las centrales térmicas apenas es una vela encendida en un túnel cerrado a cal y canto. Es un clavo al que agarrarse, sí, pero aún muy caliente porque lo que realmente aseguraría la actividad del sector, obligar a las empresas a comprar mineral nacional, no está en la agenda del Ejecutivo. Al menos así lo aseguró ayer el secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, durante la reunión que mantuvo en la sede ministerial con los representantes de los sindicatos. Un encuentro del que el SOMA, UGT-FICA y CC OO salieron con una conclusión: «El Gobierno deja en manos de las eléctricas el futuro del carbón».

El secretario general del SOMA-Fitag-UGT, José Luis Alperi, afirmó que Navia «nos ha transmitido buenas palabras, pero pocas acciones». Acudieron a la reunión, también, el secretario de FICA-UGT, Víctor Fernández, y el responsable de Industrias Extractivas de CC OO, Jesús Crespo. Del encuentro de ayer, los sindicatos solo lograron sacarle al secretario de Estado el compromiso de que publicará un Real Decreto para impedir el cierre de las centrales térmicas que el Gobierno considere estratégicas. No quiso dar nombres de qué instalaciones considerará el Ministerio de Energía como «estratégicas», pero tras este anuncia todos los ojos se dirigieron a las de Compostilla (León) y Teruel. Las dos son propiedad de Enel, que el pasado mes de mayo anunció el cierre de ambas antes de 2020 por las actuales condiciones del mercado. También Gas Natural Fenosa, propiedad de la central de Soto de la Barca (Tineo) anunció recientemente que pondría en marcha un «cese paulatino» de la actividad en su planta de Anllares (León) hasta 2019. Daniel Navia les insistió que el Gobierno «no permitirá» el cierre de térmicas «de cualquier manera», sino en base a una serie de criterios que serán dados a conocer después del verano y que «deben asegurar el suministro, cuestiones sociales y territoriales».

Los sindicatos sí consideran un avance para el futuro del carbón este Real Decreto, pero «insuficiente», porque no asegura que se reanude la compra del mineral autóctono por las eléctricas. En estos momentos, el consumo de mineral nacional está prácticamente paralizado, puesto pocas son las compañías -EdP tiene un convenio para la compra de producción de carbón de Hunosa- que utilizan producción autóctona y optan por importarlo. Los sindicatos acusan a las compañías de «especular» con este mineral, puesto que el precio por tonelada del nacional es sensiblemente inferior al que proviene del extranjero. «El de fuera está a 70 u 80 euros por tonelada y el de aquí no llega ni a cincuenta», afirmó ayer Alperi. «Nada justifica que no se compre el carbón nacional», añadió.

Pese a la insistencia de los sindicatos, Daniel Navia dejó claro a las centrales que no pondrá en marcha otras medidas que obliguen a las eléctricas a comprar carbón nacional. Sí se comprometió a negociar con las compañías eléctricas para «salvar las actuales dificultades y conseguir que se reanuden las compras» de carbón autóctono.

Más noticias

Fotos

Vídeos