La industria del metal asturiana pide unificar las normas medioambientales

Julio Martín, Belarmino Feito y Tomás Emilio Díaz. / PABLO LORENZANA
Julio Martín, Belarmino Feito y Tomás Emilio Díaz. / PABLO LORENZANA

La digitalización de las empresas y la FP dual para solventar la falta de mano de obra cualificada son otros de los retos del sector, según los empresarios

SUSANA BAQUEDANO OVIEDO.

El Real Instituto de Estudios Asturianos (Ridea) inició ayer en su sede de Oviedo el ciclo de coloquios 'Perspectivas de la industria asturiana II', con las intervenciones de los representantes de dos compañías del sector metalmecánico: Belarmino Feito, presidente del Grupo Asturfeito, y Julio Martín, director general de Idesa (grupo Daniel Alonso).

La charla, coordinada por los catedráticos Mario Díaz y Tomás Emilio Díaz, sirvió para poner de relieve los retos, las carencias y las fortalezas de un sector, que al cierre del primer semestre del año concentra 1.104 empresas en Asturias que dan empleo a cerca de 30.000 trabajadores, un 2,6% más que en 2016.

Para Belarmino Feito, el metal «tiene potencial» para generar actividad y empleo y ser «el motor» que arrastre al resto de la estructura económica de la región, pero también tiene «amenazas». Por ello, abogó por la puesta en marcha de un pacto por la industria en Asturias «que nos permita competir en el mercado internacional en igualdad de condiciones con el resto de regiones industrializadas de España y de Europa». En su opinión, dicho pacto debe abordar el desarrollo de un marco regulatorio que unifique las diferentes normativas medioambientales, y que éstas «sean proporcionadas y ajustadas a la realidad industrial». Además, este pacto debería afrontar también el problema de los costes energéticos, «que solo nos hacen perder competitividad frente a otros territorios nacionales y europeos». También tendría que solventarse, a su juicio, «la desigualdad fiscal» que padece la industria asturiana frente a otras comunidades autónomas, y por otra parte, mejorar la capacidad de conectividad y logística, «poniendo fin a la tan deseable variante de Pajares, el rescate de la autopista del mar y unas conexiones áreas que den servicio a la empresa y nos conecten con el resto del mundo».

Julio Martín, por su parte, puso el acento en la digitalización como el «principal reto» de la industrial en general, no solo del sector metalmecánico. A juicio del directivo de Idesa, el problema del escaso tamaño de las empresas asturianas «impide ese cambio hacia el modelo de negocio derivado de las nuevas tecnologías».

Par Feito, la digitalización de las empresas puede ayudar «a dar un salto cualitativo y de gran valor añadido», convirtiéndolas en aparatos tractores de microempresas, que necesariamente deben asumir un cambio de cultura empresarial para poder insertarse, a nivel local, en las principales cadenas de valor.

Ambos ponentes coincidieron en destacar el impulso a la Formación Profesional (FP) dual como una de las medidas necesarias para dar solución a la falta de mano de obra cualificada.

Tanto para Feito como para Martín, la FP dual «jugaría un papel fundamental» y permitiría rescatar una figura tradicional en el sector industrial asturiano como es la del aprendiz. Los datos son elocuentes, según pusieron de manifiesto. Mientras en España solo un 29% de los jóvenes se decantan por estudios de formación profesional, en Alemania lo hace un 50% y en Suiza hasta un 70% de los alumnos de ese país optan por esta modalidad al finalizar la escuela obligatoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos