La industria solar asturiana aspira a crear mil empleos con la nueva subasta

Imagen de paneles de placas fotovoltáicas que funcionan en España.
Imagen de paneles de placas fotovoltáicas que funcionan en España. / AFP

El Gobierno convocará mañana otra puja y dejará la puerta abierta a los proyectos fotovoltaicos que quedaron fuera en mayo

S. BAQUEDANO GIJÓN.

Asturias tiene mañana una nueva oportunidad para ampliar su capacidad de generación de energía renovable. Después de la subasta realizada el pasado mes de mayo, el Gobierno realizará una nueva puja por otros 3.000 megavatios. Como en la anterior convocatoria, todo está abierto pero se conoce que existe interés por parte de las grandes compañías, como Gas Natural y Endesa, y que el sector fotovoltaico espera salir favorecido.

La nueva subasta 'verde' será la segunda en tres meses -después de la reciente del pasado mes de mayo- y la tercera tras la del año pasado en que se adjudicaron 700 megavatios (500 para eólicos y 200 para de biomasa). En la puja anterior, celebrada el 17 de mayo, en Asturias solo resultó favorecida la planta de biogás agroindustrial de Navia, la de mayor potencia de estas características de España. La fábrica de transformación de purines, que tiene como socio colaborador a Central Lechera Asturiana, fue adjudicataria de 4.500 megavatios de potencia que le permiten ponerse en marcha. En esta nueva convocatoria se podrían activar hasta once proyectos de parques eólicos en el Occidente asturiano que ya tienen avanzada su tramitación -dado que uno de los requisitos de la puja es que las instalaciones tienen que estar en funcionamiento antes de diciembre de 2019- y la generación de mil empleos en el sector de la construcción de componentes para la fotovoltaica.

«Vamos más optimistas. Asturias no puede competir en horas de sol con Murcia, pero sí nos jugamos la fabricación de los sistemas fotovoltaicos», aseguraba ayer Javier Javier Fernández-Font, responsable de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) en Asturias.

En la subasta del 17 de mayo se adjudicaron 3.000 megavatios de potencia verde, de los cuales 2.979 MW, el 99,3% del total fue a parar a la eólica; 1 megavatio a la fotovoltaica, el 0,03%; y otros 20 megavatios al resto de tecnologías, el 0,66%. El Grupo Forestalia fue el gran venceder. El resultado de esa subasta, en la que se registró una demanda de casi 10.000 MW, de los que casi 8.000 MW fueron al precio mínimo, ha hecho que el Ejecutivo se haya apresurado para lanzar una nueva convocatoria que permita dar cabida proyectos que se quedaron fuera en mayo, gran parte de ellos fotovoltaicos.

Esta alta demanda de la anterior subasta hace que el Gobierno se haya guardado una cláusula confidencial por la que podría abrir la puerta a ampliar la potencia subastada por encima de esos 3.000 MW previstos.

Más noticias

Fotos

Vídeos