Instan a elevar un 28% la impositividad del diésel, un 2% a la gasolina y un 5,8% al gas

El ministerio ve posible «avanzar» en la fiscalidad medioambiental en los combustibles y reducir un 7% la factura eléctrica

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

Al Ministerio de Energía le ha venido como anillo al dedo el informe del comité de expertos sobre la transición energética en el que calculan que es posible rebajar la factura de la luz a costa de incrementar el precio de los combustibles y penalizar con más tributos la contaminación medioambiental. Los cálculos proponen sacar del recibo los costes que no están directamente relacionados con la generación, la distribución o el transporte y derivarlos a los Presupuestos del Estado, vía incremento del gasto o alza de impuestos.

Es una «opción lógica», apuntan fuentes del departamento dirigido por Álvaro Nadal, donde creen que es una propuesta «en la que se puede avanzar de forma gradual» sobre todo en la «fiscalidad medioambiental». Los sabios consideran que el sistema cubriría esos costes con un incremento de hasta el 28% en el Impuesto de Hidrocarburos que se aplica al combustible diésel; un 2% a la gasolina; y un 5,8% al gas natural. Además, señalan una posible subida del IVA desde el tipo máximo actual del 21% hasta el 22,1%. «Se tocan figuras impositivas que incluso están transferidas a las comunidades», recuerdan en Energía. Además, el informe indica que el bono social también debería correr a cargo de las cuentas públicas, y no de las compañías, como ocurre ahora. Si se aprobara, la factura de la luz podría descender en el entorno del 7%. Por su parte, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) rechazó «de forma rotunda» esta reforma fiscal y tildó de «brutal» la subida que propone en los impuestos a los carburantes.

Sí al carbón

El ministerio se aferra al escenario más optimista planteado pos los expertos para defender la presencia de las centrales térmicas de carbón, al menos a medio plazo. En su análisis, los expertos estiman un precio de los derechos por emisión del dióxido de carbono de entre 50 y 206 euros por tonelada, lo que relegaría a esta tecnología a su desaparición. Pero Energía relativiza esos cálculos indicando que «no resultan sencillos de realizar». Si se mantuvieran los precios actuales -en mínimos históricos de siete euros por tonelada- el carbón «puede contribuir favorablemente» al suministro. De paso, avalan su postura contraria a la de Iberdrola de cerrar sus dos últimas plantas térmicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos