Nadal: «No se va a admitir ni tolerar que los ataques al turismo continúen ni un día más»

Pintada aparecida en Oviedo.
Pintada aparecida en Oviedo. / P. Lorenzana

El ministro de Turismo anuncia que la Abogacía del Estado estudia la posibilidad de personarse en defensa de las empresas y trabajadores del sector

EFE

El ministro de Energía y Turismo, Álvaro Nadal, ha asegurado hoy que el Gobierno de España no va a consentir que los ataques al sector turístico continúen ni un día más y ha advertido de que van a actuar con la máxima contundencia y a perseguir ese tipo de actos vandálicos hasta las últimas consecuencias.

El ministro ha adelantado que la Abogacía del Estado de su departamento ya está estudiando la posibilidad de personarse en defensa del interés de los trabajadores, empresas y de todo el sector turístico. "El Gobierno de España quiere manifestar su más profunda condena a los actos vandálicos, y en algunos casos delictivos, que se están cometiendo contra personas e instalaciones del sector turístico, que merece el máximo respeto, tanto sus trabajadores como los turistas nacionales y extranjeros que vienen a España", ha subrayado el ministro, que pasa unos días de vacaciones en Asturias.

Nadal ha señalado que, ayer mismo, tuvo ya contactos con el Ministerio de Interior y con el de Justicia "para actuar con la máxima contundencia contra los perpetradores de estos actos". De hecho, indica que han decidido "perseguir cada una de las actuaciones que se han ido realizando y las que potencialmente se puedan realizar". "Hemos encargado a la Abogacía del Estado que estudie las posibilidades de que el ministerio se persone en interés del sector turístico, de sus trabajadores y de todas las empresas del mismo, contra aquellas organizaciones y personas que han actuado de esta manera y han atentado contra los intereses de nuestro país", ha subrayado.

El objetivo, según Nadal, es ver hasta dónde pueden instar a la Fiscalía para que actúe contra quienes han perpetrado esos actos y contra las organizaciones que las están promoviendo, "porque tan culpables son los que directamente lo hacen, como aquellos que lo promueven".

En los últimos días, miembros de Arran, organización juvenil de la izquierda independentista catalana vinculada a la CUP, han asaltado en Barcelona un autobús turístico y han pinchado las ruedas de bicicletas turísticas de alquiler de la ciudad, actos vandálicos que también se han producido en Baleares, Valencia o San Sebastián. También han aparecido pintadas vandálicas en Oviedo.

Nadal ha incidido en que cada uno debe actuar en el ámbito de sus competencias y que, de igual forma que desde el Gobierno central se ha decidido actuar con la máxima contundencia y se ha puesto en marcha un dispositivo con la Guardia Civil y la Policía para investigar estos fenómenos y prevenirlos, espera que las autoridades catalanas y vascas, que tienen competencias en materia de Interior, hagan algo parecido.

El titular de Turismo ha subrayado que desde el Ejecutivo "no se va a admitir ni tolerar que esta situación continúe ni un día más" y ha adelantado que se ha abierto ya "una célula de crisis dentro de Turespaña para ver la repercusión que está teniendo en otros países".

Según el ministro, aunque estos actos vandálicos han tenido algo de eco en el Reino Unido y mucho menos en otros países, es preciso evitar hablar de "turismofobia" y trabajar para cortarlos de raíz porque "España no puede permitirse que se le perciba como un país hostil a los turistas".

"España es un país que recibe bien a los turistas. Somos buenos anfitriones, tenemos fama de hospitalarios y de ser un pueblo abierto", ha señalado Nadal, que ha insistido en que el país tiene que seguir manteniendo esa imagen porque es verdad y porque "una minoría no puede enturbiar lo que son décadas de prestigio de nuestro sector turístico, que es el más competitivo del mundo".

Según Nadal, se está produciendo "una manifestación de radicalidad, pero la radicalidad nunca se puede imponer a la moderación y menos aún cuando estamos hablando de puestos de trabajo y de un sector tan competitivo fuerte y necesario como este".

Quienes quieran practicar este tipo de actos, ha advertido, "se encontrarán con el peso de la ley por daños a la propiedad y las personas".

En su opinión, el problema no tiene que ver con la ordenación del sector turístico, "si no con cuestiones políticas de radicalidad que toman la bandera de la turismofobia".

En cualquier caso, estos casos no van a impedir, según Nadal, que vuelva a batirse este año un nuevo récord en la llegada de turistas porque la temporada de verano está siendo buena y este "es un país hospitalario al que todo el mundo quiere venir porque se trata bien a la gente y se la respeta".

"El sector turístico español es el mejor del mundo y debe seguir así y no quedar empañado por la actuación de unos cuantos radicales que cuando cometan actos vandálicos serán perseguidos hasta sus últimas consecuencias", ha concluido el ministro.

Fotos

Vídeos