Mina La Camocha busca extraer espato flúor en sus concesiones

Mina La Camocha busca extraer espato flúor en sus concesiones

La sociedad en liquidación pide al Principado un permiso de investigación para sus yacimientos en Gijón y Siero

S. BAQUEDANO GIJÓN.

Once años después del cese de extracción de hulla en Mina La Camocha, el espato de flúor podría 'resucitar' las concesiones de la sociedad gijonesa en liquidación. El Boletín Oficial del Principado (BOPA) sacaba ayer a información pública el estudio preliminar de impacto ambiental (EPIA) de la segunda fase de investigación complementaria para determinar la existencia o no de dicho mineral en las concesiones mineras de la titularidad de 'Mina La Camocha S.A. en liquidación', a llevar a cabo en las zonas de Garvelles, Coroña y Quintana (en el sur del concejo de Gijón y norte del de Siero).

Los liquidadores de la explotación necesitan la autorización de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo del Principado para determinar la existencia de espato flúor y poder comprobar y cuantificar, en su caso, la extensión del yacimiento de fluorita. Su proyecto tiene planificada la ejecución de diez sondeos a través del sistema denominado 'wire line'. Se trata de un sistema de perforación típico de exploración minera y de geotecnia profunda (se practica, por ejemplo, en los túneles). Su gran ventaja sobre los sistemas de perforación convencionales reside en la rapidez de ejecución de las maniobras.

El espato de flúor es empleado en la industria como fundente en la fundición de hierro y del acero. Se emplea igualmente como fuente de flúor y ácido fluorhídrico en la cerámica y en los vidrios ópticos.

Mina La Camocha consumaba el cierre de la explotación gijonesa con la disolución de la sociedad el 28 de diciembre de 2007. Se cumplen, por tanto, once años ya desde la clausura de un pozo por el que pasaron 13.051 trabajadores y del que se extrajeron 29.204.151 toneladas de carbón en sus 72 años de actividad extractiva.

A finales de los años setenta en Asturias existían tres empresas dedicadas a la explotación de espato flúor: Minas de Villabona, Fluoruros y Minersa. La primera estaba en el municipio de Llanera y pertenecía al grupo Coto-Cortés. Poseía un yacimiento cuya producción bruta era de entre 700 y 800 toneladas al día, de las que solo trataba 150 toneladas en una planta de flotación propia. Fluoruros, empresa con domicilio social en Madrid y actividades mineras en Almería, Granada, Málaga y Huesca, tuvo tres instalaciones en Asturias, con una plantilla de 274 trabajadores. Con el material bruto que extraía de sus yacimientos y el que le suministraba Minas Villabona, Fluoruros trataba en sus lavaderos y posteriormente exportaba el 75% de la producción nacional de espato ácido y el 95% de la producción regional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos