El Comercio

Helena Antolín, durante su conferencia en Gijón.
Helena Antolín, durante su conferencia en Gijón. / PALOMA UCHA

«Pasamos cinco años de nuestra vida en un coche y su interior acabará siendo como un salón»

  • Los coches tienden a ser «autónomos y eléctricos», dice Helena Antolín, vicepresidenta del tercer fabricante de interiores de automóviles del mundo

Autónomo y eléctrico. Así será el coche en un futuro no muy lejano. No hará falta ni siquiera un conductor -ya los hay que aparcan solos- y su interior estará diseñado como si fuera el salón de una casa. Hacia esos objetivos dirigen sus pasos los fabricantes de vehículos, y los de sus interiores, como el Grupo Antolín, cuya vicepresidenta, María Helena Antolín, reveló ayer en Gijón, durante un acto organizado por el Club Asturiano de Calidad y el Club Excelencia en Gestión, que «pasamos cinco años de nuestras vidas dentro de un coche, y por eso hay que conseguir que la vida a bordo sea la mejor posible».

Los expertos hacen cálculos y medias del tiempo que pasamos al volante, y el Grupo Antolín, la tercera compañía fabricante de interiores de coches del mundo, está atenta a las tendencias. En 2021, dicen los expertos, el automóvil será totalmente autónomo. Mientras tanto, la multinacional con sede en Burgos, que cuenta con 28.313 empleados repartidos en 163 fábricas de 26 países, continúa innovando. En ello invierte más del 3% de su facturación. Hasta la fecha cuenta con 610 soluciones técnicas y 2.290 patentes. «Llevamos la innovación en nuestro ADN», aseguró Helena Antolín.

Durante su conferencia, explicó las fases de la innovación que sigue la compañía y que está «más enfocada a los procesos que a los materiales». Primero, toca «la parte más loca», «la soñadora», en la que los ingenieros exponen sus proyectos. En una segunda fase, la firma ya conoce qué quiere el cliente y se escogen unos proyectos y se desechan o aplazan el resto. En la última y tercera fase, la ingeniería avanzada de la empresa comprueba si el prototipo es o no factible.

¿Cuáles son las claves para que un pequeño taller burgalés creado en los años sesenta por el padre y el tío de Helena Antolín se haya convertido en la gran multinacional que es hoy en día? «El secreto son las más de 28.000 personas que forman el grupo, y nuestros cuatro pilares: somos una empresa familiar, además de la innovación, la internacionalización y una estabilidad financiera adecuada», resumió la vicepresidenta del grupo que, desde el pasado mes de abril también preside la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción (Sernauto).

Previamente a la conferencia de Antolín, el teniente alcalde de Gijón, Fernando Couto, habló también de innovación centrándose en el Parque Científico y Tecnológico, «catalizador de un modelo de innovación, tanto en el municipio como fuera de él», y que cuenta ya con 140 empresas que emplean a 4.030 personas y cuya cifra de negocio para 2017 rondará los 2.500 millones de euros. Tras sus palabras, así como las del presidente del Club Asturiano de Calidad, Francisco Vaciero, y del secretario general del Club Excelencia en Gestión, Ignacio Babé, se entregaron los diplomas a 25 empresas asturianas que han apostado por el modelo EFQM con un sello de excelencia vigente en la actuSalidad.