La multinacional recontratará este mes a 200 eventuales para cubrir vacaciones

N. A. E. GIJÓN.

Diciembre vuelve a ser mes de vacaciones en las factorías asturianas de Arcelor. La llamada 'minitanda' de descansos que se acordó en el sexto acuerdo marco para Navidad e inicios del año que viene vendrá con un regalo para dos centenares de personas en forma de contrato eventual que, con suerte y con el tiempo, puede derivar en otro de relevo que dé paso a uno fijo.

La multinacional volverá a tirar de bolsa de empleo en estas fechas y prevé incorporar a la compañía a dos centenares de trabajadores para dar las vacaciones pactadas para estas fechas. Se trata de personal, ya formado, y que trabajó el pasado verano también cubriendo estos descansos. A ellos se les suman otra treintena de empleados que ya se han incorporado el mes pasado y que lo han hecho por primera vez.

De seguir así la evolución de la contratación, la bolsa de empleo de Arcelor se agotará el próximo año. De hecho, la multinacional ya se plantea tener que convocar un nuevo proceso de selección, que podría tener lugar en marzo, y repetir los exámenes que ya hiciera el año pasado para volver a contar con personal de refuerzo.

A las incorporaciones de eventuales para cubrir vacaciones se suman las relacionadas con el contrato relevo. En el acuerdo marco se pactó un plan de prejubilaciones, con retiro parcial mediante, para los empleados nacidos entre 1956 y 1959, que supone la salida de unos 900 empleados hasta 2020.

La idea es que los trabajadores, según vayan cumpliendo la edad requerida, que va desde los 61 años y cuatro meses de 2016, hasta los 61 años y ocho meses de 2019, vayan dejando la compañía y a la par se vayan contratando relevistas.

No obstante, la multinacional tiene en marcha un plan de productividad que prevé la incorporación de automatizaciones y la amortización de puestos en determinadas instalaciones, de cara a ganar una mayor competitividad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos