Nadal defiende el mantenimiento de la central térmica de Lada por ser «viable y necesaria»

De izquierda a derecha, el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola; los ministros Álvaro Nadal e Íñigo de la Serna; el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra; el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, y el diputado y expresidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, tras bajar del tren. / D. MORA
De izquierda a derecha, el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola; los ministros Álvaro Nadal e Íñigo de la Serna; el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra; el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, y el diputado y expresidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, tras bajar del tren. / D. MORA

El ministro asegura que después de 2018 «vamos a seguir teniendo carbón en España», aunque insiste en hay que cumplir con la «rigidez» de la normativa europea

NOELIA A. ERAUSQUINPALOMA LAMADRID MIERES / OVIEDO.

La idea del Gobierno de Mariano Rajoy sobre el mantenimiento de las térmicas no ha cambiado un ápice desde que hace dos meses Iberdrola anunciara su intención de cerrar las últimas dos centrales de las que dispone, la asturiana de Lada y la palentina de Velilla. Los esfuerzos de la compañía eléctrica por convencer de que la generación con carbón no tiene futuro, anuncio de Reyes anticarbón incluido, han caído en saco roto en el gabinete que dirige Álvaro Nadal que, ayer, insistió en Asturias en que este tipo de instalaciones «se tienen que mantener en el sistema mientras sean rentables».

«Nosotros pensamos que esa central -por la de Lada- es viable y que, por tanto, tiene que seguir funcionando. Sobre todo el grupo moderno», aseguró en Oviedo el titular de Energía, Turismo y Agenda Digital tras reunirse con el consejero de Empleo, Industria y Turismo del Principado, Isaac Pola. «Las cifras de Lada II son buenas. Siempre hemos dicho que una central viable y necesaria para el sistema tiene que mantenerse», recalcó.

Sin embargo, Nadal también recordó que en esta batalla «el Gobierno no está muy acompañado». «Políticamente la soledad del Gobierno en el Congreso es amplia», señaló, en referencia al apoyo en el Congreso de adelantar el cierre de las térmicas a 2020 por parte de grupos como el de los socialistas, Podemos o Ciudadanos. «El Gobierno de Asturias está apoyando al de la Nación en esta cuestión y algunos agentes sociales muy significativos también», reconoció.

El ministro de Energía volvió a poner argumentos sobre la mesa para rechazar el cierre de este tipo de centrales, como que España está cumpliendo con sus compromisos de reducción de emisiones o el coste para los consumidores que supondría prescindir de la generación térmica. «El precio de la electricidad en el mercado mayorista habría subido un 26% de media cada año», subrayó Nadal, citando un análisis hecho sobre cómo hubiera evolucionado el mercado en los últimos tres años. Por ello, el Gobierno tramita un real decreto que le permita tener la última palabra ante el anuncio de una compañía de cerrar una central rentable. «Está ahora mismo en informe de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia y después tendrá que ir al Consejo de Estado», explicó sobre su tramitación.

Fin del carbón

Pero además del carbón que se quema en las térmicas, la mayoría de importación, en Asturias ha comenzado la cuenta atrás para el autóctono. Según la legislación europea, las compañías que no devuelvan las ayudas recibidas no podrán continuar con la actividad más allá del 31 de diciembre de este año, lo que prácticamente aboca al cierre de todas las explotaciones de la región. Mientras que el presidente del Principado pidió en su mensaje de fin de año que el Gobierno central exija a la UE que permita prolongar esta actividad y los sindicatos reclaman al Gobierno que luche en Bruselas para salvar el sector, el Ejecutivo central sigue remitiéndose a una normativa europea «de 2010», de «gran rigidez» y que «es lo que es».

Poco mensaje de aliento dio ayer Nadal en este sentido. «Se tendrán que producir los eventos que todo el mundo prevé», aseguró, aunque también señaló que algunas empresas sí sobrevivirán «Vamos a seguir teniendo carbón en España, carbón competitivo. Y luego vamos a ver si hay algún caso en el que pudiésemos ver la posibilidad de que se mantenga, incluyendo la obligación de devolver las ayudas, porque las van a tener que devolver», insistió sin «querer adelantar acontecimientos». «Veremos si eso que pedía el presidente puede tener algún viso de darnos alguna noticia adicional a lo que ya sabemos. Pero ahora prefiero ser prudente», concluyó como única señal de esperanza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos