Los partidos piden que se garantice la identidad asturiana de EdP ante la OPA del consorcio chino

Interior de la central térmica de Aboño. Además de la instalación gijonesa, EdP es propietaria de la central de Soto de Ribera. / JORGE PETEIRO
Interior de la central térmica de Aboño. Además de la instalación gijonesa, EdP es propietaria de la central de Soto de Ribera. / JORGE PETEIRO

Los sindicatos exigen al consorcio China Three Gorges el mantenimiento del empleo y las inversiones en las plantas de la región

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

La oferta pública de adquisición (OPA) que China Three Gorges (CTG) ha lanzado sobre el 100% de EdP ha sido recibida por los partidos políticos y sindicatos asturianos con cautela, y, sobre todo, con incertidumbre, al no haberse hecho públicos los planes previstos por el consorcio estatal chino en el caso de se lleve a cabo la operación. Pero a la espera de que se avance el contenido total de la oferta -solo se sabe que asciende a 11.900 millones de euros por la totalidad de las acciones-, PSOE, PP, Podemos, IU, Ciudadanos, SOMA y CC OO marcan una línea roja que, consideran, no debe cruzar: debe asegurar la identidad asturiana de la compañía eléctrica, el empleo -la plantilla en Asturias es, aproximadamente, de un millar de personas- y el futuro de sus plantas de producción: las centrales térmicas de Soto de Ribera y Aboño.

Aunque EdP es de capital portugués, sus vínculos con Asturias son muy estrechos y se remontan a 2001, cuando se hizo con la mayoría de Hidroeléctrica del Cantábrico (HC) tras una alianza con Cajastur. Con esta marca operó en la región hasta 2004, cuando completó su control sobre la eléctrica asturiana y fue entonces cuando comenzó a operar en la región como EdP.

Ahora, China Three Gorge, que ya controla el 23,27% del accionariado de EdP, quiere asumir el control absoluto de la empresa eléctrica portuguesa. El Gobierno luso bendice la operación, cifrada en unos 11.900 millones de euros y que ha sido vista como «hostil» por el consejo de administración de la compañía. Todo lo contrario que el Gobierno del país vecino: «El mercado decidirá. CTG es desde hace muchos años accionista de referencia de EdP y no tenemos ninguna reserva que oponer», afirmó el sábado el primer ministro luso, Antonio Costa. «Las cosas nos han ido en Portugal y los chinos han sido buenos inversores», añadió.

Mientras, en Asturias se opta por la cautela. El Gobierno regional no ha querido hacer una valoración a la OPA sobre EdP, pero los partidos políticos sí han marcado una posición. Y, aunque con diferencias, es unánime a la hora de reclamar a CTG que mantenga la identidad asturiana de la empresa. La sociedad Oppidum, formada por el Grupo Masaveu y Liberbank, es la segunda accionista de referencia en la empresa lusa, con el 7,19% de las acciones.

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, afirmó ayer en Oviedo que «a la espera de conocer los planes del consorcio chinos, EdP es una empresa muy vinculada a Asturias y nadie quiere que se pierda esa vinculación». Una opinión que comparte el secretario regional del PP, Luis Venta, quien defiende que «debe haber un esfuerzo por mantener y preservar la identidad asturiana, así como su implantación en la región».

Recelos de Podemos e IU

En Podemos, su secretario general, Daniel Ripa, recela de la operación. Reclama que CTG asegure el compromiso de la empresa con la región, aunque aprovecha para criticar la política industrial de l Principado. «Nos preocupa que buena parte de las empresas estratégicas que operan en España estén en manos de capital extranjero», especialmente en el sector eléctrico. Por eso, reiteró, «nos gustaría que la Administración asturiana tuviera mayor capacidad y voluntad de incidir en un sector fundamental. Nos arriesgamos a que continúen las desinversiones y a perder empleo».

«Asistimos a procesos similares en Duro Felguera, a la venta de Arcelor al capital indio, a la destrucción programada de la minería... El Principado está regalando el patrimonio industrial asturiano a marchas forzadas y en condiciones ventajosas para el capital extranjero», insistió el dirigente de la formación morada.

También desde Izquierda Unida se recela de la «financiarizacion» de la economía y la dependencia exterior de sectores estratégicos, como la energía. «Hasta ahora era una empresa de capital europeo y no es una buena noticia que pase a ser de capital chino», aseguró ayer el portavoz de la coalición en la Junta General, Gaspar Llamazares. También lamentó que esta operación se haya presentado cuando aún el sector está convulsionado por el cierre anticipado de algunas centrales térmicas, como la de Lada anunciado por Iberdrola. «El sector energético está en almoneda», añadió el diputado de IU de Asturias.

Mantener los compromisos

En Ciudadanos también se invoca a la identidad asturiana de EdP para reclamar que se tenga en cuenta los «compromisos con Asturias y las plantas asturianas, que todos estamos convencidos de que son competitivas y pueden recibir un impulso de futuro», afirmó el vicepresidente del Congreso y portavoz de la formación naranja en la región, Ignacio Prendes.

Cristina Coto, presidenta de Foro, espera a que se anuncien más detalles de la operación para fijar la posición de su partido. «Mientras no se conozcan los planes industriales del que lanza la OPA no se pueden hacer valoraciones fundadas», dijo.

También a la espera de que se hagan públicos más detalles de la oferta del consorcio estatal chino se encuentran los sindicatos. El secretario general de SOMA, José Luis Alperi, considera que esta operación, si finalmente se lleva a cabo, debe contar con el compromiso de CTG de «mantener las inversiones en Asturias y el mantenimiento de la plantilla». Alperi recordó que cuando EdP se hizo con el control de HC «mantuvo una dirección asturiana que no solo aseguró la asturianía de la compañía que opera en la región, sino el compromiso con las plantas de Soto de Ribera y Aboño».

«Expectante» se encuentra el secretario regional de CC OO, quien avanzó que «a la espera de conocer más detalles de la OPA, exigimos que se mantenga el compromiso de EdP con Asturias, el empleo, las instalaciones y las inversiones».

En los últimos años, EdP ha invertido 200 millones de euros en los últimos años en mejoras ambientales en sus centrales de generación en Asturias. Las últimas inversiones se han producido en el grupo 2 de Aboño (más de 10 millones de euros), que se suman a las acometidas en las plantas de desnitrificación de este complejo y en el grupo 3 de Soto de Ribera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos