La patronal propone al Principado cofinanciar proyectos ante el recorte de inversión pública

Javier Fernández preside la última reunión del ACESS, en la que Alberto González (segundo por la derecha) planteó al Principado la cofinanciación de proyectos. /D. MORA
Javier Fernández preside la última reunión del ACESS, en la que Alberto González (segundo por la derecha) planteó al Principado la cofinanciación de proyectos. / D. MORA

Fade dice que redundaría en beneficio de toda la región y recuerda que es un método ya usado en Asturias y habitual en otras zonas

Noelia A. Erausquin
NOELIA A. ERAUSQUINGijón

La crisis se llevó buena parte de los fondos destinados a inversión productiva en los presupuestos de las Administraciones públicas y, ahora que los datos macroeconómicos hablan de una incipiente recuperación, la prórroga presupuestaria en el Principado también está limitando unas cuentas que, aunque no colmaban las expectativas de los empresarios, sí tenían carácter expansivo –contaban con un incremento de 63 millones para estas partidas, un 20% más–. Ante «un escenario de casi sequía total inversora», en palabras del director general de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade),Alberto González, la patronal asturiana ha propuesto al Principado que explore un mecanismo, hasta ahora, apenas utilizado: la cofinanciación de proyectos. Se trataría, por tanto, de que el sector privado asumiera parte del coste de los proyectos a cambio de participar, de alguna forma, en sus beneficios. Aunque la Fade aún no ha hecho una propuesta formal al Gobierno regional, sí que le ha transmitido la necesidad de que la inversión se incremente en el Principado.

Ante la falta de fondos públicos, situación agravada también por la prórroga presupuestaria de la Administración central, la patronal defiende que en el sector privado hay disposición a poner dinero sobre la mesa para llevar a cabo distintos proyectos que redundarían en una mejor situación económica del Principado. Así, González señala que se lograrían dos beneficios distintos: mejorar el entorno competitivo y generar empleo.

El director general de Fade explica que, por ejemplo, de haberse concluido hace años la variante de Pajares o la Zona de Actividades Logísticas e Industriales (ZALIA), más allá de los beneficios para el empleo generados durante su construcción, ambos proyectos servirían para haber captado nuevas inversiones y generado riqueza. También destaca que los proyectos que podría cofinanciar el sector privado en la región lograrían repercutir en el crecimiento de la construcción y del empleo en general, lo que también redundaría en mejorar la economía regional.

Más información

Mantener la inversión

Fade siempre ha mantenido que es «importante que se mantenga la inversión en época de crisis», algo que resultó prácticamente imposible desde el sector público debido a las fuertes restricciones presupuestarias. «Al estar sometidos a un régimen de endeudamiento tan rígido, la Administración pública se quedó sin márgenes. Lo primero que hace es pagar los gastos fijos, después amortizar deuda y lo que sobra es para inversión, pero es muy poco», considera el responsable de Fade.

En este contexto los empresarios piden al Principado que explore posibilidades de inversión que no repercutan directamente sobre su capacidad de endeudamiento o fórmulas financieras que ya se emplean de forma habitual en otros países y que, incluso, ya se han utilizado en la región, pero de manera residual. Hay más ejemplos en el ámbito municipal, como podría ser la reforma del estadio de Estadio de El Molinón realizada con capital privado a cambio de la concesión para explotar los bajos, o también la de distintos aparcamientos subterráneos. Fuera del terreno local, también hubo cofinanciación en la construcción de la AS-II, que se realizó mediante el sistema de ‘peaje en sombra’, con una concesión hasta 2037, aunque esta obra no cumplió las expectativas de la compañía en cuanto a beneficios. «Depende de cómo se plantee. No tuvo el retorno previsto porque el cálculo se hizo en un momento de tasas muy altas, pero se pueden incorporar sistemas para modular los imprevistos», defiende Alberto González, que insiste también en que no solo estarían sobre la mesa proyectos de carreteras.

Perfeccionar el sistema

El director general de Fade recuerda también que hay países en los que esta metodología es la principal a la hora de encarar proyectos de cierta envergadura. «En Chile prácticamente todos son así y han perfeccionado mucho el sistema», señala Alberto González, que pudo comprobar de primera mano su desarrollo en una visita con empresas asturianas a este país. De hecho, hay grupos españoles que operan de esta forma allí. «Hay empresas que podrían estar interesadas en fórmulas de este tipo que tienen un coste para la Administración, pero no se necesita recurrir de forma exclusiva a la capacidad financiera del Principado», afirma González, que sostiene que este mecanismo podría permitir «ir haciendo cosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos