El uso de pellets redujo en un año la contaminación equivalente a 42.000 vehículos

El uso de pellets redujo en un año la contaminación equivalente a 42.000 vehículos

El Principado cuenta con cerca de 4.000 calderas que emplean este tipo de energía renovable, un 30% más que en 2015

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

La utilización de biomasa como fuente de energía térmica en Asturias evitó la emisión de 63.271 toneladas de CO2 en 2016, contribuyendo así a la reducción de gases de efecto invernadero en España, según los datos del Observatorio de Biomasa, que gestiona la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom). Una reducción que es equivalente a la contaminación que producen 42.181 vehículos durante un año.

La biomasa es un combustible renovable no contaminante que procede de materiales residuales que son necesarios eliminar. La energía proviene del valor calorífico de la quema de esos materiales vegetales y animales, con la ventaja de que no añade dióxido de carbono al medio ambiente. Se trata, por tanto, de una energía limpia y segura.

A finales de 2016 había en Asturias 3.395 equipos de biomasa de alto rendimiento -tanto de particulares como de empresas-, el 1,7% del total nacional. Esta cifra refleja un incremento de 791 equipos más que el año anterior, un 30,4% más, con una potencia instalada total de 157.968 kilovarios, esto es un 14,2%.

La mayor parte de los equipos instalados durante el año 2016 fueron estufas de pellet (2.943), cuya tendencia de comercialización ha derivado hacia los grandes almacenes de bricolaje y continúa al alza con equipos cada vez de menor potencia, pero más tecnificados. La potencia media de las estufas comercializadas en 2016 fue de 11,3 kilovatios.

El presidente de Avebiom, Javier Díaz, considera estas cifras «muy positivas y en toda la cadena de valor», ya que en 2016 «se han superado los objetivos que nos habíamos marcado para el ejercicio». Y ello, dijo, «a pesar de que en 2016 se registraron algunas circunstancias que pudieron aminorar de alguna manera el ritmo de crecimiento del número de instalaciones. Entre ellas, por ejemplo, unas temperaturas más suaves de lo habitual en invierno, unos precios más bajos del gasóleo durante una buena parte del ejercicio y la propia inestabilidad política, que provocó una ligera contracción del consumo en general».

No obstante, las perspectivas son mejores para 2017. «Los datos de 2017 que obran en nuestro poder apuntan a un claro cambio de tendencia, impulsada muy probablemente por el fuerte incremento del precio del gasóleo de calefacción, que ha llegado a costar en algunos momentos hasta un 50% más con respecto al año anterior», añade Díaz.

Avebiom cuenta con 180 asociados (mayoritariamente pymes, algunos centros de investigación y entes de la energía), que generan 11.355 empleos y un volumen de facturación de 2.200 millones de euros. Del Principado, forma parte de esta asociación la firma Pellets Asturias, el primer fabricante que se certificó en España, así como empresas dedicadas a la distribución nacional de equipos de alta tecnología o firmas con proyectos de biomasa forestal.

En toda España operaban a finales del año pasado 198.887 equipos de biomasa de alto rendimiento, 38.851 más que en 2016, lo que supone un incremento del 24%, con una potencia instalada total de 8.297,6 megavatios, según el Observatorio de Biomasa.

Durante 2016 se instalaron 35.815 estufas de pellet, un 22% más que en 2015, lo que supone un nuevo récord de ventas. Sin embargo, el número de calderas instaladas fue menor: las de menos de 50kW, un 16% por debajo, mientras que las de 50 kW o más (instalaciones industriales y colectivas) registraron un descenso del 15%.

La cooperativa de comunidades de vecinos Alfonso II, de la calle Rafael Altamira, de Oviedo, fue pionera en España en el uso de biomasa en bloques de vivienda. Concretamente, 425 viviendas de cuatro bloques utilizan este tipo de energía desde el año 2007.

Avebiom realizó una actividad de promoción en la capital del Principado en octubre del año pasado. Oviedo ocupa la cuarta posición en el listado de ciudades españolas con un mayor uso de biomasa, debido a la sustitución progresiva del carbón por sistemas con mejores prestaciones.

Al margen de las empresas asociadas a Avebiom, en Asturias la compañía huellera estatal Hunosa ha hecho de la biomasa una de sus apuestas de futuro, lo que le permite aprovechar la madera de su patrimonio forestal, más de 3.800 hectáreas localizadas en el centro del Principado.

Fotos

Vídeos