Uno de cada tres pensionistas que viven en Asturias es menor de 65 años

Uno de cada tres pensionistas que viven en Asturias es menor de 65 años

Su edad, su indignación y el amplio número de personas que forman este colectivo les otorga una gran fuerza para la reivindicación

S. BAQUEDANO GIJÓN.

Se dice que los 70 son los nuevos 40 en el mundo profesional. Lo cierto es que los españoles somos cada vez más longevos y esta es una de las razones del creciente número de mayores que siguen en activo. Pero quienes han optado por el retiro laboral también gozan cada vez de mejor salud para dedicarse a lo que les plazca, si la pensión lo permite. Los jubilados tienen hoy más fuerza que nunca, por edad y porque se sienten 'indignados'. Respecto a la primera condición y analizando los últimos datos de la Agencia Tributaria de 2016, el 31,6% (99.395) de los pensionistas asturianos es menor de 65 años, o sea, uno de cada tres. En cuanto a lo segundo, las movilizaciones en la calle producidas en todo el país, desde que se iniciaran en septiembre del año pasado, vienen demostrando que este colectivo está unido y se ha puesto en 'pie de guerra'. Todo ello, junto a su número -casi diez millones de pensionistas en España- da idea de su empoderamiento.

La última carta de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, informándoles de que su pensión subirá un 0,25% este año, exactamente 1,6 euros más que los 639,3 que cobraron en 2017, abrió la caja de los truenos. No era es el primer año que las pensiones se estancan: el 0,25% lleva siendo la norma de los últimos cuatro años. Esta vez, la reacción de los jubilados fue distinta. Quizá, porque después de haber servido de colchón económico durante la crisis a miles de familias, daban por hecho que la recuperación también les llegaría a ellos ahora. No ha sido así. Y por eso, miles de jubilados se han echado a la calle en toda España para luchar por su derecho y el de las futuras generaciones a una pensión digna.

La imagen de estos mayores rodeando el Congreso de los Diputados el pasado 22 de febrero fue igual de impactante que la del 15-M. Algunas similitudes tienen estos indignados de pelo cano con aquellos jóvenes. Por ejemplo, que su movimiento es totalmente independiente de partidos políticos y sindicatos. En este colectivo de jubilados conviven muy diferentes perfiles: desde personas que nunca antes se habían implicado en ningún movimiento social o político hasta veteranos del asociacionismo, la política y los sindicatos. Al igual que hay diferentes perfiles, hay distintas edades. A tenor de los tramos en que divide la Agencia Tributaria este colectivo, en la región conviven 650 beneficiarios de pensiones de orfandad que son menores de 25 años, a los que se suman otros 6.314 que tienen entre esa edad y 35 años. Entre los 36 y 55, que incluyen normalmente casos de incapacidad permanente y prejubilaciones, especialmente de la minería, el número asciende a 33.617. Desde los 56 y hasta los 65 hay 58. 813 inscritos, un número que crece a partir de los 66 años, donde se contabilizan 95.913 pensionistas y ya a partir de los 75 años alcanza su mayor grueso, con 118.803 pensionistas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos