Podemos e IU respaldan las exigencias laborales de las camareras de pisos

Las camareras de pisos denuncian en la plaza de la Escandalera su situación salarial y reclaman mejoras para el sector.
Las camareras de pisos denuncian en la plaza de la Escandalera su situación salarial y reclaman mejoras para el sector. / MARIO ROJAS

«No nos vamos a esconder más», aseguran las trabajadoras, que anuncian más acciones para luchar contra su precariedad salarial

CAROLINA GARCÍA OVIEDO.

Las camareras de pisos de Asturias dieron ayer un paso al frente para luchar contra su precariedad laboral y salieron por primera vez a la calle para denunciar su situación y exigir la mejora de sus condiciones. «No nos vamos a esconder más», adelantaba ayer Ana María Núñez, vicepresidenta de la asociación Kellys Unión Asturias junto a una veintena de compañeras que «perdieron el miedo» y acudieron a la cita de la plaza de la Escandalera en Oviedo. La concentración, convocada a nivel nacional y que contó con manifestaciones en Madrid, Baleares, Huelva y Sevilla, entre otras ciudades, en el Principado obtuvo el respaldo de IU y Podemos.

Junto a las camareras de pisos, conocidas como 'kellys', a la cita asistieron Gaspar Llamazares (portavoz de IU) y Emilio León (portavoz de Podemos). «Apoyamos sus movilizaciones. Hay que negociar con el Ministerio de Trabajo ya que se han deteriorado las condiciones laborales. Es la esclavitud del siglo XXI», matizó Llamazares. Por su parte, Emilio León adelantó que seguirán «impulsando nuevas medidas desde el Parlamento para dotar de presupuesto y de mayor dotación a la inspección de trabajo».

La presidenta de las Kellys Unión Asturias, Paloma Escobar, fue la encargada de leer el documento con las exigencias del sector que trasladarán tanto al Parlamento asturiano como al Gobierno de Mariano Rajoy. Entre ellas, reclaman la jubilación anticipada, la supresión de los contratos a través de las empresas multiservicios, el reconocimiento de enfermedades profesionales y de su categoría como camareras de pisos y no como auxiliares de limpieza que arrojan diferencias salariales de «hasta 500 euros al mes», medidas contra la sobrecarga de trabajo y salarios en función la temporada (de manera que cuanto más recaude el hotel por habitación, más puedan cobrar por su trabajo). De momento, la cita de ayer en Oviedo es solo el principio de una serie de acciones que pondrán en marcha para acabar con su precariedad laboral. «No es nada del otro mundo lo que pedimos. Trabajamos por cuatro duros», denuncia Escobar.

A partir de ahora prevén reunirse con compañeras de otros concejos y elevar sus reivindicaciones a Madrid. Además, exigen al Gobierno regional que lleve a la práctica la proposición no de ley aprobada en 2016 para luchar contra su precariedad y que «a día de hoy no se ha hecho nada por falta de dotación presupuestaria».

Fotos

Vídeos