«Pretendemos mantener la estructura de Ibersa y Caparol y, en todo caso, aumentarla»

«Pretendemos mantener la estructura de Ibersa y Caparol y, en todo caso, aumentarla»

Fernando Peña, nuevo consejero delegado de Ibersa: «El grupo DAW busca una inversión significativa en la Península Ibérica para consolidar el crecimiento de la empresa en el quinto mercado europeo del sector de la pintura»

Aida Collado
AIDA COLLADOGijón

Su trayectoria en DAW le avala. Varios años de trabajo en Alemania y siete al frente de su filial española, Caparol, han sido muestra de diligencia más que suficiente para encargar a este madrileño de 37 años, casado y con dos hijos, la dirección de la nueva empresa de la casa. Se trata de la asturiana Ibersa, recientemente adquirida a Miguel Ángel Zabala del Rey, con el objetivo de aumentar significativamente la presencia de la corporación alemana en la Península Ibérica. «Es una operación para sumar, no para sustituir», asesorada por Llana Consultores, al lado del vendedor, y Uría y Menéndez, aconsejando al comprador. Fernando Peña será el nuevo consejero delegado y, además, coordinará toda la actividad de DAW en España.

–¿Qué busca DAW con la adquisición de Ibersa y su filial Unibersa?

–Principalmente, quiere hacer una inversión significativa en la Península Ibérica que consolide el crecimiento de la empresa en el mercado español, que es el quinto a nivel europeo en el sector de las pinturas. DAW tenía una presencia que necesariamente debía reforzarse para ponerse al nivel en el que está en el resto de países europeos, donde su posición en el mercado es muy importante. Es un paso que también había que dar en España. El grupo, aunque tiene presencia mundial, es eminentemente europeo. De los 37 países en los que estamos, la mayoría pertenecen a la UE. Aunque también estamos en Dubái o China, nuestro espíritu e identidad son europeos, así que no tenía razón de ser que en el que es su quinto mercado tuviésemos una posición de nicho. Buscamos una fábrica como Ibersa para consolidarnos.

–Ibersa es una empresa familiar, fundada hace casi medio siglo. ¿Mantendrá su sede central en Asturias?

–Sí. Nosotros (DAW) somos una empresa familiar, a pesar de los 6.000 trabajadores y los 1.300 millones de euros de facturación. Así que ese fue precisamente uno de los grandes atractivos que vimos en Ibersa, junto con su moderna producción. El espíritu familiar es clave y su sede se mantendrá en Asturias.

–La empresa factura 19 millones anuales y suma 170 trabajadores. ¿DAW garantiza el empleo?

–Así es. DAW no tiene una estructura grande en España. El tamaño de su filial Caparol no permite pensar en integrar las estructuras o plantearse reducciones de empleo. La estructura grande la aporta Ibersa. Se pretende mantener la identidad y autonomía de ambas estructuras. Mantener el equipo existente e, incluso, expandir el modelo de negocio, lo cual llevará implícito la contratación de personal.

–La de Sariego es una de las plantas de producción de pinturas más modernas de Europa. ¿Acometerá cambios en los 30.000 metros cuadrados que ocupa? ¿Hay alguna inversión prevista?

–La fábrica está en un estado magnífico, excepcional, de conservación y mantenimiento. Sus equipos son modernos, está perfectamente preparada para –con inversiones mínimas– seguir operando a un altísimo nivel los próximos años. Lo cierto es que tenemos pocas inversiones previstas en cuanto a maquinaria y, de acometerse, sería porque la expansión del negocio así lo requiere. Las instalaciones son modélicas en orden, disciplina y limpieza.

–Uno de los secretos del éxito de Ibersa es que cuenta con su propia red de distribución, con 67 tiendas repartidas por España y una sede en Oporto. ¿También se conservará la estructura comercial y todos los puntos de venta?

–Nos planteamos incluso expandirlos. El atractivo que ofrecía Ibersa, además de su planta de producción moderna, era una red de distribución propia. Ambos fueron aspectos fundamentales en la operación. La red de distribución es un modelo de éxito que funciona desde hace muchos años y por supuesto pretendemos expandirla, para nada reducirla.

–Ibersa sumará fuerzas con Caparol. ¿Qué aporta esta última?

–Es la marca principal del grupo DAW, que tiene presencia en todos los países. Es una marca con décadas de historia y posicionada en el segmento de alta calidad en muchísimos campos de la pintura. Ibersa y Caparol son marcas complementarias. Podemos cubrir distintos segmentos de mercado y clientes con ambas ofertas, lo cual no significa que vayamos a utilizar ambas marcas de forma conjunta. Nos dan una cobertura mucho mayor de la que teníamos.

–¿Qué papel tendrá la I+D, hasta ahora uno de los signos de identidad de Ibersa, en la nueva compañía?

–Será fundamental. El grupo DAW se considera líder en innovación. Invertimos muchísimo en investigación y desarrollo. Contamos con más de 100 patentes de producto. Ibersa otorga mucho valor a la investigación y el desarrollo de productos. La sostenibilidad y la I+D no es algo que puedas cambiar o aprender de un día para otro por comprar una empresa. Que exista esa cultura es fundamental porque facilitará la integración muchísimo.

–¿Se nota en el negocio la recuperación del sector de la construcción?

–El sector de la pintura está claramente ligado al de la construcción. Los valores más bajos de la construcción de nuevas viviendas se alcanzaron entre 2010 y 2012. Desde entonces, el crecimiento se ha consolidado como una realidad y existen mejores perspectivas para el futuro. Todo ello afecta a la pintura. Es verdad que el incremento del sector es algo más lento de lo esperado, teniendo en cuenta la caída brutal que se produjo en sector inmobiliario, pero existe desde 2013 y las perspectivas son positivas para los próximos años. Hablamos de mercados crecientes.

–¿DAW da la crisis por superada?

–Por suerte, DAW contaba con una estructura pequeña y no había realizado aún grandes inversiones en el mercado español. Tuvimos la oportunidad de consolidar lentamente la marca Caparol y pudimos crecer poco a poco durante los años de la crisis, esperando el momento adecuado para reactivar la inversión en España. Se reactivó en 2015 y se consolidó ahora, con la adquisición de Ibersa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos