El Principado está «abierto» a nuevos proyectos para la extracción de metales

Gabriel Cobos, Belarmina Díaz, Matthew Levin, Isaac Pola y Nuria Menéndez, ayer, en Boinás. / CITOULA
Gabriel Cobos, Belarmina Díaz, Matthew Levin, Isaac Pola y Nuria Menéndez, ayer, en Boinás. / CITOULA

Orovalle extrajo en 2017 más de 50.000 onzas de oro del Valle de Boinás y Carlés, cuya explotación cumple 20 años con el apoyo de las instituciones asturianas y canadienses

AIDA COLLADO BOINÁS.

El Principado no solo recibirá con los brazos abiertos la ampliación de la actividad extractiva de metales que ya desarrolla Orovalle en el Occidente asturiano, también está «abierto» a la entrada de nuevas empresas que, dentro de un marco de «gestión minera sostenible» y una vez obtengan las autorizaciones pertinentes en materia ambiental y administrativa, pongan en marcha nuevos proyectos que sirvan para utilizar «de la mejor forma posible nuestros recursos». Se trata, tal y como explicó ayer el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, de «aprovechar con mayor intensidad las actividades de explotación que actualmente se vienen desarrollando y ampliarlas en la medida de lo posible».

Todo ello lo dijo, acompañado de la directora de Minas y Energía, Berlarmina Díaz, durante su visita a la mina del Valle de Boinás, que explota Orovalle, filial de la canadiense Orvana. Hasta allí se desplazó también el embajador en España del país norteamericano, Matthew Levin, con quien antes se habían reunido en Oviedo. Durante el encuentro, analizaron las potencialidades de la región en el sector industrial, en el de las tecnologías de la información y la comunicación, en la fabricación de bienes de equipo y, en general, de los intercambios comerciales entre Canadá y Asturias. Prestaron especial atención, según reconocieron ambas partes, al sector agroalimentario, donde el macroacuerdo comercial entre Canadá y la Unión Europea «va a abrir una serie de oportunidades para ampliar nuestras relaciones en los campos en los que ya existen y crearlas en los que no». Las fortalezas del Principado en esta industria y de la producción láctea, en particular, llamaron la atención del embajador. «Hasta ahora no hay presencia de estos productos asturianos en Canadá», pero con el CETA, amplió, «se abre una posibilidad». El acuerdo económico y comercial, que ya ha entrado en vigor con la aplicación provisional que España acaba de ratificar, facilitará, por ejemplo, la supresión de aranceles.

Pero si de algo hablaron fue de minería. «El sector minero es parte fundamental de nuestro desarrollo económico. La contribución de la minería a la economía de Canadá ha sido enorme, no solo en cuanto a la creación de riqueza, ingresos y empleo, sino a la creación de una base de capacidad de innovación que nos ha beneficiado» a todos los niveles, reconoció Levin.

Con la visita del embajador, Canadá demostró su apoyo institucional a la actividad de Orovalle -que produce oro, plata y cobre- en Asturias. Su directora general, Nuria Menéndez, incidió en el compromiso de continuidad de la compañía, y en su apuesta de consolidación, que pasa «tanto por la explotación y producción de los recursos ya identificados y definidos como por la investigación geológica para el desarrollo de nuevas reservas». Cabe recordar que la empresa, aunque está focalizando sus esfuerzos en Belmonte y Salas, cuenta con permisos de investigación para los tres cinturones auríferos de la región: el del Narcea, Los Oscos y Navelgas. Por el momento, en 2017, Orovalle extrajo de los yacimientos de Boinás y Carlés 50.000 onzas de oro.

Más noticias

Fotos

Vídeos