Ramón Montero tomará las riendas de la CAC-Asprocón el día 5 de octubre

Ramón Montero Arjonilla.
Ramón Montero Arjonilla.

La patronal de la construcción celebrará un acto en Oviedo para homenajear también a Serafín Abilio, tras 34 años como presidente

S. BAQUEDANO GIJÓN.

CAC-Asprocón ya tiene fecha para el homenaje de despedida a quien fuera su presidente durante los últimos 34 años, Serafín Abilio Martínez, y para designar oficialmente a su sucesor, Ramón Montero Arjonilla. Será el próximo 5 de octubre, en un espacio por determinar en Oviedo, pero que tendrá cabida para albergar a los representantes de los tres grupos que integran la patronal -contratistas, promotores e industrias auxiliares-.

Además de la presidencia profesional, que estará encabezada por Montero Arjonilla, habrá cuatro vicepresidencias para Daniel Llamazares, del grupo Ramadal; Luis Fernández, de Hormigones Valdés (Horvalsa); Ignacio Núñez, de Los Álamos (Grupo Orejas), y la gijonesa Susana García Rama, de Constructora García Rama. El tesorero será Joaquín Escribano, de Construcciones Joaquín Escribano.

Montero Arjonilla es ingeniero superior de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Alfonso X El Sabio y MBA de IE Business School y lleva como gerente de obra de la firma Obrascón Huarte Laín (OHL) desde junio de 2015. Anteriormente había trabajado para la Constructora San José, Aldesa Construcciones, Grupo Ortiz y Keller. Su nombramiento fue acordado en una asamblea extraordinaria, celebrada el pasado 10 de agosto, por los tres grupos de la CAC-Asprocón.

La construcción asturiana está formada por más de 1.500 compañías que dan empleo a 23.682 trabajadores. Tras los durísimos años de crisis que se cebaron especialmente con este sector, el relevo en la CAC se produce en un momento de ligera recuperación. Es el segundo año consecutivo en el que la actividad repunta, a la luz de los datos de la Fundación Laboral de la Construcción (FLC). Y esta recuperación se produce tanto en el número de empresas como en el de trabajadores inscritos en el convenio colectivo del ramo. Así, a fecha de marzo de 2017 existen 1.594 compañías, ocho más que el ejercicio precedente, y 8.224 empleados adscritos al convenio del sector, 21 más que en 2016. Aunque ligera, esta mejoría anima a la actividad más castigada en el conjunto del país tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008. Además, en los últimos tres años se ha detenido la tendencia a la reducción en el tamaño de las empresas, que han pasado de tener una media de 8,5 trabajadores en 2007 a los 5,1 que de forma sostenida se mantienen desde 2015.

En 2007, justo antes de la crisis, había 3.669 compañías operando en este sector que daban trabajo a 30.896 personas, con lo que el número de empleos destruidos ha sido de 22.672 en diez años.

Fotos

Vídeos