Roban en las instalaciones de Capsa en plena huelga laboral

Trabajadores, ayer, concentrados a las puertas de la fábrica. / P. NOSTI
Trabajadores, ayer, concentrados a las puertas de la fábrica. / P. NOSTI

Tres encapuchados destrozaron una de las oficinas y abrieron la caja fuerte, llevándose dinero en efectivo y varios llaveros de oro

A. M. GIJÓN.

Tres personas encapuchadas accedieron en la noche del pasado viernes al complejo fabril de Central Lechera Asturiana, emplazado en la localidad de Granda, en el concejo de Siero, de donde sustrajeron dinero en efectivo y varios llaveros de oro. Fuentes de la empresa Corporación Alimentaria Peñasanta (CAPSA), propietaria de marca Central Lechera, descartan que el suceso esté relacionado con el conflicto laboral que mantiene la compañía con los trabajadores con motivo de la negociación del convenio colectivo, si bien es cierto que los ladrones aprovecharon que la fábrica estaba sin actividad como consecuencia de una nueva jornada de huelga para acceder con mayor facilidad.

Según fuentes de la Guardia Civil, los individuos habrían entrado a la finca saltando uno de los muros que rodea todo su perímetro, evitando así el acceso principal, donde hay presencia continua de seguridad privada. Las cámaras de seguridad recogieron imágenes de estas tres personas -aún sin identificar- en la zona de oficinas, la denominada quinta planta, pasada la medianoche. Se les ve, según explican fuentes de la empresa, merodeando por varias dependencias hasta llegar a la zona noble, reservada para recepciones y visitas institucionales, que destrozaron en busca de dinero y otros objetos de valor. Finalmente lograron abrir por la fuerza una caja fuerte en la que había documentación que, también según estas mismas fuentes, no llegaron a llevarse ya que apareció tirada por el suelo de esta misma sala.

La empresa únicamente ha echado en falta un dinero en efectivo que los trabajadores habían recaudado para la compra de Lotería de Navidad y que, según calculan, no superaría los 1.000 euros. Fuentes la Benemérita elevan la cuantía sustraída a «una cifra indeterminada entre 3.500 y 3.900 euros». Los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Judicial se desplazaron a primera hora de la mañana hasta las dependencias de Capsa para iniciar la correspondiente investigación por lo sucedido y tomar huellas con el objeto de detener a los responsables.

Concentraciones

El suceso coincidió con una de las jornadas de huelga indefinida discontinua convocada para la plantilla, que se repite los martes, viernes y sábados, en protesta por el bloqueo de la negociación del convenio colectivo. El presidente del comité, Ramón Ángel Urbano, rechazó ayer de forma rotunda que los hechos tuvieran algún tipo de relación con el conflicto laboral, aunque asume que los cacos aprovecharon que apenas había personal en la instalación para entrar.

A la espera de un acercamiento con la dirección de la empresa para poder negociar «de buena fe» tanto el convenio colectivo como las futuras inversiones para la factoría de Granda, la plantilla de 700 trabajadores tiene intención de secundar el próximo martes una nueva jornada de paro, la decimonovena.

Fotos

Vídeos