El Prat prevé «normalidad para el resto del verano»

Lluis Gene (Afp)

Pendiente de lo que resuelva este miércoles el Consejo de Ministros sobre el arbitraje, UGT quiere extender la huelga a todos los aeropuertos y USO mira ya a septiembre

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Mientras el Gobierno parece haber parcheado de forma «transitoria» la situación del aeropuerto barcelonés de El Prat, como admiten con matices en AENA, ahora puede abrírsele un frente mayor en los controles de seguridad de la red nacional de aeródromos, dado que UGT ha amenazado con extender en breve el conflicto a todos ellos. El propio presidente de la compañía semipública (el 51% del capital es del Estado y el resto está en manos privadas), José Manuel Vargas, dijo este martes que “la verdadera solución al problema” debe llegar por la vía laboral entre la empresa concesionaria del servicio, Eulen, y su plantilla.

En cualquier caso, Vargas quiso destacar la situación de “absoluta normalidad” se vive desde el lunes en El Prat pese al inicio de la huelga indefinida, gracias al despliegue de alrededor de 200 agentes de la Guardia Civil como refuerzos en las tareas de seguridad, aunque ejerciendo “una competencia que le es propia” (el servicio fue privatizado hace 15 años). En declaraciones a la cadena Cope evitó, no obstante, entrar en detalles sobre el conflicto porque “nosotros en ningún caso entramos a discutir los salarios de los trabajadores con las distintas empresas que actúan en un aeropuerto”.

Más información

En una línea similar se manifestó el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien defendió que la mayor presencia de la Guardia Civil busca “garantizar la seguridad y la comodidad de los usuarios”. Los efectos se han notado durante las dos últimas jornadas, pues el paro total ha causado bastante menos impacto que los parciales de las dos primeras semanas de agosto. Las colas de más de una hora y media ante los controles parecen ya historia y este martes las esperas, y solo en algunas fases del día, no pasaron de los 15 o 20 minutos. En ello también ha tenido que ver bastante que la delegación del Gobierno haya fijado unos servicios mínimos del 90%.

En esta tesitura, la directora de El Prat, Sonia Corrochano, se ha felicitado por la rebaja aparente de tensión en este conflicto al ser bueno “para la imagen del turismo y de España”. A diferencia del presidente de AENA, ella sí quiso entrar en detalles sobre el sueldo de los vigilantes, afirmando que con complementos pueden llegar a los 1.300 euros al mes. No obstante, en manifestaciones a Catalunya Radio dijo que lo ocurrido desde el lunes, donde las únicas colas prácticamente han sido las típicas para un mes de agosto, hace presagiar que “la normalidad predominará el resto del verano”.

Pero ahora mismo el mayor detonante para un incremento de la conflictividad en el sector probablemente sea el arbitraje obligatorio que el Consejo de Ministros estudiará este miércoles en una reunión extraordinaria, en la que podría aprobarse iniciar ya este proceso empezando por instar a la compañía Eulen y sus vigilantes a nombrar en pocos días un mediador de consenso. Y de no haber acuerdo, el Ejecutivo designaría en breve a esa persona «de prestigio».

Pendientes de recurrir

El comité de huelga de los vigilantes de El Prat sigue muy de cerca este movimiento, aunque probablemente no lo recurrirá ante los tribunales hasta que el árbitro designado emita un laudo que será de obligado cumplimiento para todos. UGT también vigila y, de producirse ese hecho, amenazó ayer con que «al día siguiente estarán de huelga todos los empleados de seguridad de los aeropuertos».

Se trata de un colectivo de 80.000 vigilantes que, según los sindicatos, están cobrando 700 euros mensuales de media en distintos Ministerios y organismos públicos por culpa de licitaciones a la baja. Por este motivo, USO_ha anunciado movilizaciones generales a partir del 7 de septiembre, que «irán ganando en intensidad» si no ven un «cambio radical» en sus condiciones laborales.

Advierte, asimismo, que existe «unidad de acción sindical» al respecto, aunque UGT pretende adelantar los paros en algunos aeropuertos. En Santiago y A Coruña desde el día 20;_Valencia y Alicante en cuanto se nombre un árbitro para El Prat. Para UGT, no obstante, “el problema no es con una empresa concreta –hasta ahora las mayores dificultades se están dando con Eulen, concesionaria de los controles en arcos de seguridad y escáneres de 21 aeródromos españoles (recibe 41,5 millones de euros anuales por ello), detrás de Prosegur (155 millones por 17 bases, entre ellas la de Madrid-Barajas, la más importante del país) sino un sistema de licitaciones “por debajo de los precios de convenio”. “Más que concursos parecen subastas”, lamentan.

Fotos

Vídeos