El SOMA acepta la propuesta de UGT y frena el proceso de «desvinculación»

El SOMA acepta la propuesta de UGT y frena el proceso de «desvinculación»
José Luis Alperi, de pie, en la Casa del Pueblo de Mieres momentos antes de comenzar la asamblea del SOMA. / J. M. PARDO

La asamblea, en la que participaron unos 220 afiliados, ratifica la resolución confederal para coexistir con FICA sin ningún voto en contra

Ana Moriyón
ANA MORIYÓNGijón

No habrá ruptura. El SOMA acepta la solución planteada por UGT para poner fin a la crisis sindical que se estaba viviendo en Asturias y frena el proceso de «desvinculación» con la agrupación que lidera Pepe Álvarez, aprobado por unanimidad en asamblea el pasado mes de marzo, así como el camino iniciado para la constitución de un nuevo sindicato multisectorial que habría hecho competencia directa a UGT. La decisión se aprobó con una abstención y sin ningún voto en contra en la asamblea extraordinaria celebrada ayer en la Casa del Pueblo de Mieres, en la que participaron unas 220 personas, después de que la ejecutiva del SOMA, con José Luis Alperi a la cabeza, mostrara su aprobación. Hubo 21 intervenciones apoyando también la propuesta

La resolución de la comisión ejecutiva federal de UGT-FICA acordó, el pasado martes, mantener de forma excepcional en Asturias, y hasta que no se alcance un acuerdo de integración, las dos estructuras organizativas: FICA, con el metal, la construcción y afines; y el SOMA, con la minería, alimentación, química y energía.

José Luis Alperi entiende que la propuesta que llega desde Madrid reconoce el compromiso adquirido con el SOMA previo al congreso constituyente de FICA-UGT, que establecía respetar las siglas, el estatus jurídico y patrimonial del sindicato minero, así como la ubicación de su sede. Cuestiones que, tal y como han criticado desde el SOMA, no se tuvieron en cuenta posteriormente y llevaron al sindicato minero a rechazar el proceso de integración con MCA y a plantearse romper los lazos que desde hace más de un siglo les unen a UGT. «No se ha llegado a un consenso de integración y mantener las dos estructuras, que supone seguir trabajando como hasta ahora, nos parece una buena solución. Nuestro objetivo no fue en ningún momento salir de UGT», argumenta Alperi.

No antes de 2020

La resolución de la comisión ejecutiva federal no establece ningún plazo para cerrar el proceso de integración en Asturias, que ya se ha superado en el resto de las comunidades, si bien Alperi entiende que será una cuestión que deberá revisarse en el próximo proceso de renovación confederal de UGT, no antes de 2020. Mientras tanto, desde el SOMA opinan que es momento de bajar las espadas por el bien del sindicato, si bien niegan que las relaciones personales con los máximos dirigentes sindicales de UGT y FICA sean malas. «La relación con Pepe Álvarez y Pedro Hojas es normal, no está tocada. De hecho, tenemos que destacar el trabajo y esfuerzo que se ha hecho tanto por parte de la ejecutiva confederal de UGT y de UGT-FICA para que la situación se normalizara», celebra. «Son procesos internos que a veces generan tensiones, pero todos tenemos que estar por encima de eso y ahora toca normalizar las relaciones personales y sindicales porque, de lo contrario, los afiliados y los delegados no nos lo perdonarían», añade.

La aceptación de la resolución de UGT supone la renuncia del sindicato minero a embarcarse en un proyecto mucho más ambicioso para la constitución de un sindicato multisectorial para el que, según aseguró Alperi en una entrevista concedida a EL COMERCIO, contaba ya con apoyos de diferentes sectores tanto de dentro como de fuera de Asturias. «Continuaremos trabajando como veníamos haciéndolo como hasta ahora, tratando de reforzar el sindicato, pero con tranquilidad y con procesos congresuales ordinarios y no extraordinarios para ampliar los sectores», aclara Alperi. Está previsto que la próxima cita congresual tenga lugar este año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos