El SOMA y MCA, sin acuerdo dos días antes del congreso en el que se prevé su fusión

E. C.. GIJÓN.

Se antojaba complicada y la dilatación de los plazos es buena prueba de ello. Las discrepancias para la fusión en UGT del SOMA (Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias) y MCA (Metal, Construcción y Afines) continúan dos días antes de la celebración del Congreso Constituyente que debería dar lugar el viernes a la mayor federación de Asturias, con 22.000 afiliados. Su fusión es una exigencia de la dirección nacional del sindicato, elegida hace año y medio y que lidera el asturiano Pepe Álvarez. Este cambio llamado a reducir la estructura de UGT levanta ampollas en el SOMA-Fitag, que no apoyó a Álvarez y que es un sindicato con personalidad jurídica independiente. De hecho, aún no hay acuerdo en aspectos importantes, entre ellos, sobre cómo se constituirá la nueva dirección de la federación, ya que MCA tiene mayoría de delegados. Para consensuar una estrategia ante el congreso del viernes, SOMA celebrará hoy una asamblea informativa extraordinaria en la Casa del Pueblo de Mieres. Será a las 19 horas.

Fotos

Vídeos