El SOMA acusa a UGT de «manipular» la historia para quedarse con sus siglas

El SOMA acusa a UGT de «manipular» la historia para quedarse con sus siglas
Pepe Álvarez, durante el homenaje a Manuel Llaneza, con José Luis Alperi y José Luis Fernández Roces, en segundo plano. / D. ARIENZA

Advierte a Pepe Álvarez de que ni Manuel Llaneza ni Pablo Iglesias «darían crédito» a que se esté cuestionando la decisión de una asamblea

ANA MORIYÓN OVIEDO.

La decisión adoptada el pasado martes por unanimidad de la asamblea del SOMA de iniciar los trámites para «desvincularse» de UGT, tras más de un siglo de historia compartida, ha desatado la guerra entre ambas formaciones. El máximo líder de UGT, Pepe Álvarez, planteó el pasado miércoles que el sindicato minero no se puede separar porque «es patrimonio de UGT» y «nunca ha sido independiente», llegando a adjudicarse sus siglas. «No son de nade más que de la UGT», declaró.

Desde el SOMA replican al dirigente sindical nacional que esta organización «es patrimonio de sus afiliados, de nadie más», y le recuerdan que sí fue independiente porque se fundó en 1910 en Vegadotos, un año antes de que se adhiriera a UGT, manteniendo siempre una entidad jurídica propia. De ahí que desde la ejecutiva del SOMA atribuyan las declaraciones de Pepe Álvarez a una «manipulación interesada» de la historia de la organización para quedarse con las siglas. Eso, apostillan, o se trata de un «desconocimiento de la vida y obra de Manuel Llaneza impropio de un secretario general de UGT».

Más información

Desde el SOMA son especialmente críticos con las duras declaraciones que el líder nacional formuló en rueda de prensa tras conocerse la decisión de la asamblea, puesto que ni siquiera reconoce la legitimidad de la reunión celebrada el pasado martes en la Casa del Pueblo de Mieres, en la que participaron unas cuatrocientas personas. «Cuestionar que los afiliados se reúnan y debatan en una asamblea sería algo a lo que no darían crédito ni Manuel Llaneza, ni Pablo Iglesias», replican fuentes de la ejecutiva del SOMA, visiblemente molestos por la mención que Pepe Álvarez realizó previamente de su fundador cuando indicó que si viviera «no daría crédito» a su decisión. Recuerdan además que la junta administradora del sindicato minero invitó públicamente durante el homenaje anual a Manuel Llaneza, celebrado a finales de febrero, tanto a Pepe Álvarez como al secretario general de UGT-FICA, Pedro Hojas, para que pudieran explicar su posición en dicha reunión. Y entonces, anotan, «no cuestionaron su legitimidad».

El SOMA no parece dispuesto a dar un paso atrás en la decisión acordada el pasado martes en asamblea, pese a los llamamientos realizados por UGT-FICA de seguir trabajando en aras de conseguir un entendimiento. El sindicato minero se ha puesto un plazo de tres meses para la celebración del congreso que deberá sentar las bases de una nueva organización «multisectorial, multidisciplinar, nacional y con vocación internacionalista».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos