«El SOMA quería las competencias del secretario, por eso no hubo acuerdo»

Jenaro Martínez, en la sede regional de UGT, en Oviedo. / P. LORENZANA
Jenaro Martínez, en la sede regional de UGT, en Oviedo. / P. LORENZANA
Jenaro Martínez, secretario general de FICA-UGT de Asturias

«Fuimos generosos con ellos, les ofrecimos una vicesecretaría general con contenido, no de coros y danzas, pero la consideraron insuficiente»

DANIEL FERNÁNDEZ OVIEDO.

Tras la tormenta, llega la calma. Tensa, eso sí, pero al menos los truenos se escuchan ya lejos y los relámpagos apenas se divisan en el horizonte. El secretario confederal de UGT se revistió de rey Salomón y dictó una sentencia que, al menos, asegura la paz entre la todopoderosa federación del metal y la construcción del sindicato en Asturias y el SOMA, tras la fallida integración de este último en la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA). Pepe Álvarez decidió mantener el actual 'status quo' y dictó que en Asturias se hiciera una excepción: el SOMA seguirá por su lado y el FICA por otro, pero ambos bajo el paraguas ugetista. Jenaro Díaz Paramio (Avilés, 1978), es el secretario general del FICA. En conversación con este periódico, Díaz niega que la decisión del líder nacional del sindicato suponga su derrota ante el sindicato minero y advierte de que «tarde o temprano habrá integración, de eso estoy seguro».

FICA-SOMA

«Habrá integración, eso es seguro, pero no será antes del próximo congreso»

La integración del SOMA-Fitag-UGT en la nueva Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) está aplazada 'sine die', como así lo decidió la Ejecutiva confederal del sindicato. Sin embargo, la integración tendrá que llevarse a cabo sí o sí, tras el modelo de organización que ha establecido la Unión General de Trabajadores. Jenaro Díaz fue contundente ayer y dijo que «habrá integración tarde o temprano», pero que este proceso no será abordado antes del próximo congreso. El cónclave fundacional de FICA Asturias se celebró el pasado mes de noviembre.

Jenaro Díaz lamenta que no hubiera acuerdo para la integración del SOMA en ese momento. Asume que todas las partes tienen su responsabilidad en el fracaso de las negociaciones y aunque da por zanjado el asunto, cree que el sindicato minero parecía estar predispuesto a no aceptar el acuerdo. «Hubo multitud de reuniones y conversaciones, pero al final no hubo consenso porque una parte -en alusión al SOMA- trataba de imponer a la otra lo que quería», afirmó el secretario regional de FICA.

Martínez insistió en que desde su federación «fuimos generosos» en su oferta de integración al sindicato minero: «Les ofrecimos una vicesecretaría general real, efectiva, con contenido y coordinada con todas las áreas... No era una vicesecretaría de coros y danzas, pero rechazaron la propuesta argumentando que no era suficiente, que querían las mismas competencias que el secretario general. Por eso no hubo acuerdo».

Jenaro Martínez niega también que en este proceso haya habido injerencias políticas, ni de la dirección federal del PSOE ni de la regional. «Solo hubo mediación de la dirección confederal del sindicato», dijo, a la que vez que criticó que el secretario general del SOMA, José Luis Alperi, hubiera amenazado con abandonar la UGT y fundar un nuevo sindicato: «Las tensiones que puedan generarse puede llevar la situación hasta unos límites y desde luego nunca llevaré la situación al límite para decir que me voy del sindicato para fundar otro».

Térmicas

«Corremos el riesgo de que Asturias se convierta en un desierto industrial»

Con el tema de la fallida integración del SOMA en FICA, Jenaro Martínez da por zanjada la polémica. Por el momento. El responsable de la Federación de Industria de UGT en Asturias afirma que uno de los pilares de la acción sindical ahora está centrado en evitar el cierre adelantado de las centrales térmicas, como la de Lada que ha anunciado Iberdrola, y la oposición a los cambios introducidos en la subasta eléctrica de interrumpibilidad. Sobre este asunto, Martínez advirtió que si se lleva adelante en las actuales condiciones -elimina los paquetes de 90 MW y crea un nuevo producto de 40 MW- «corremos el riesgo de que Asturias se convierta en un desierto industrial». Sobre el decreto que regulará el cierre de las térmicas que prepara el Gobierno, el responsable de FICA rechazó una normativa «light» y defendió que las clausuras de estas instalaciones «que producen un bien de interés general no quede en manos de un empresario como si un fabricante de vasos se tratara. Deben ser los poderes públicos los que tienen que autorizar esos cierres».

ArcelorMittal

«No me cabe duda alguna de que las plantas asturianas de Arcelor serán competitivas»

ArcelorMittal ya ha puesto encima de la mesa la posibilidad de ajuste de plantilla en las líneas de largos -carril, alambrón y chapa- de las plantas asturianas, si no consiguen «ser competitivas». Jenaro Martínez es optimista ante este órdago lanzado por la empresa, aunque pide tiempo para encontrar una solución. «Nosotros ya hemos defendido en solitario el quinto acuerdo marco en una situación muy difícil y que sirvió para garantizar el empleo y el de futuras generaciones y que se ha visto concretado con el anuncio de inversiones por parte de la empresa por 300 millones de euros», dijo Martínez, quien cree que en el problema que se plantea sobre las plantas de largos «habrá solución».

También considera el secretario general de FICA Asturias que la compra de la italiana Ilva por ArcelorMittal no afectará a las plantas asturianas ante las desinversiones que tendrá que acometer ante el previsible mandato del Tribunal de Competencia de la Unión Europea. Recordó Jenaro Martínez que en el plan de desinversiones presentado por la multinacional el pasado viernes no se incluye ningún cierre en Asturias. «No me cabe duda de que las plantas de Arcelor en la región serán competitivas dentro del grupo», puntualizó.

Duro Felguera

«El acuerdo con la banca está bien, pero es necesario recapitalizar la compañía»

Duro Felguera ha planteado un ERE de extinción de empleo para su empresa matriz. Para Jenaro Martínez, la delicada situación en la que se encuentra la compañía asturiana «entra en la recta final». Tras afirmar que un expediente de regulación de empleo «no es la mejor manera» de mantener la actividad, afirma que ha dos cuestiones fundamentales para el futuro de la empresa: el acuerdo con la banca para la refinanciación de la deuda -ayer se anunció una prórroga de la tregua bancaria hasta julio- y la inyección de capital en la compañía. «El acuerdo con la banca está muy bien, pero es necesario recapitalizar la compañía». En este sentido, Jenaro Martínez puso énfasis en las gestiones llevadas a cabo por el Principado para buscar una solución a Duro Felguera. «Le pedimos ahora un último esfuerzo para encontrar inversores porque estamos en una situación ya definitiva. Debemos estar involucrados en la búsqueda de soluciones al cien por cien porque hay 1.700 familias pendientes de que el barco llegue a buen puerto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos