La UCO sostiene que la cooperativa de UGT infló un 30% el precio del local para salvarse

El 66% del bajo comercial sigue tapiado y sin uso, siete años después./Juan Carlos Román
El 66% del bajo comercial sigue tapiado y sin uso, siete años después. / Juan Carlos Román

Infastur, su filial de los cursos, compró el bajo en Langreo a casi 1.380 euros el metro cuadrado. Constructores y expertos aseguran que no valía más de mil euros

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

Colectivas y Unifamiliares Langreo SCL, cooperativa de pisos creada con familiares de altos cargos y trabajadores de UGT Asturias, levantó un edificio que le costó 5,4 millones. Los consiguió con créditos de Cajastur avalados por el sindicato. La venta de los 35 pisos resultantes dejaba un agujero económico de 1,2 millones a la promotora. La quiebra se evitó con una operación providencial. Infastur, la empresa de UGT hasta entonces dedicada a equipar las aulas de los cursos de formación cuando éstos se imparten en edificios públicos, decidió invertir. Contra lo que era su modo de trabajar, adquirió el bajo comercial, por poco más de un millón de euros. Gracias a ellos la promotora liquidó sus deudas y se extinguió. El problema financiero ya había quedado traspasado.

Más información

«No es cierto que se adquiriera ese inmueble para darle salida al no haberse vendido por otras vías», aseguró en sede judicial Mónica Menéndez, que en el momento de los hechos era apoderada de Infastur, secretaria de administración y hermana de una de las personas que constituyen la cooperativa. Menéndez es a su vez sobrina del entonces secretario general de UGT. «Es práctica habitual que familiares de altos cargos se encuentren vinculados profesionalmente al sindicato», detalló José Luis Hidalgo, exsecretario de organización y de formación. En su testifical ante la Guardia Civil llegó a identificar hasta a seis parientes del mismo directivo trabajando para la central.

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO)subrayan que Infastur obtiene el 99,9% de sus ingresos comerciales con las facturas que gira a UGT y la fundación IFES por equipar las aulas. Los beneficios que obtiene proceden por tanto de las subvenciones a la formación de parados y empleados. Menéndez alega que en un momento dado IFES estaba interesado en poder contar con un local en la zona donde impartir formación.Siete años después de la compra, solo 243,39 de los 714,3 metros del bajo han sido reformados; el resto sigue tapiado y sin uso. En la superficie útil, de 2012 a 2014 hubo siete cursillos. Infastur logró así 25.214 euros en una operación ruinosa para ella.

La UCO se entrevistó con el constructor langreano que reformó ese 34% del local. «Cuando se le preguntó por su estimación acerca del precio de mercado del inmueble adquirido por Infastur, este indicó que ‘a un precio de 800 a 1.000 euros por metro cuadrado, precio de mercado lógico en la época de referencia’», esto es, 2010. La empresa sin embargo desembolsó cerca de 1.380 euros el metro. Los agentes calculan que el valor «máximo» del bajo rondaba los 714.000 euros, lo que sitúa el sobreprecio pagado en los 300.000 euros. Es decir, un 30% como poco. «Existen indicios que permiten concluir que se habría pagado un precio por la adquisición del mismo superior al que regía en el mercado», señala la UCO.

A 486 euros hoy

La valoración del constructor la refrendan otros expertos inmobiliarios del concejo. «Es verdad que en 2010 había muchas expectativas en esa zona, y que a pesar de los años de crisis, a la gente le costaba bajar los precios, pero eso es bastante elevado, excesivo, más en una calle no tan atractiva», confirma un intermediario. En 2007, con el apogeo económico «no era extraño ver algún local que llegase a los 1.200 euros el metro, pero cerca de 1.400 no he hecho ni conocido ninguna operación», abunda este experto, con décadas de compraventas formalizadas en Langreo. «Hay que considerar que 700 metros es un bajo grande, al alcance de pocos, y esos, precisamente por su escasa demanda, suelen tener un precio de venta más bajo», agrega.

En estos momentos en la misma calle existe otro bajo comercial de casi 150 metros. Por la crisis, el constructor ha rebajado un 60% sus aspiraciones, y busca quien se lo compre a 486 euros el metro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos