Los trabajadores de Central Lechera Asturiana anuncian ocho días de huelga en septiembre

Planta de Central Lechera Asturiana.
Planta de Central Lechera Asturiana. / Jorge Peteiro

El presidente del comité de empresa, Ramón Urbano, denuncia «el bloqueo de la negociación colectiva» y la «deslocalización» de la producción de la planta de Granda hacia Lugo | La empresa niega la "deslocalización" y asegura que la planta de Granda "crece por encima de lo que está acordado en el convenio"

Carolina García
CAROLINA GARCÍAOviedo

Los trabajadores de la empresa Central Lechera Asturiana (Capsa) anuncian ocho jornadas de huelga en septiembre que comenzarán el próximo miércoles. Se trata del "primer paquete de medidas" previsto por la plantilla tras diferencias durante la negociación del convenio colectivo compa empresa. El presidente del comité, Ramón Urbano, explicó esta mañana en rueda de prensa que han decidido iniciar movilizaciones "tras no llegar a un acuerdo durante la negociación del convenio colectivo" y para luchar contra la "deslocalización" de la producción de Granda a la planta de Lugo que ya se está llevando a cabo. "El recorte económico es el elemento que nos distancia ya que pretenden rebajar los recursos económicos de los trabajadores", explica Urbano.

La dirección asegura que no hay deslocalización ya que el volumen de Granda crece "por encima de lo acordado en convenio" y matiza que la empresa "tiene capacidad organizativa para asegurar su rentabilidad siempre que cumpla el compromiso de Granda que ese está cumpliendo". Y acusa al comité "quiere ejercer de rol del propietario" y actuando de "mala fe en la negociación y con coacciones". De hecho la dirección hace "responsable al comité de las consecuencias negativas que pueden causar en la producción por este conflicto tanto por el negocio como por el empleo". Y adelanta que la empresa "no va a negociar durante estas tres semanas".

Por su parte el presidente del comité insiste que el traslado de la producción de 1.2 millones de litros semanales a la planta de Lugo pone en riesgo el futuro de los trabajadores que, de momento, han sido recolocados en "otras secciones de la empresa".

Junto a Urbano, en la rueda de prensa que se celebró en la sede de CC OO de Oviedo, comparecieron el secretario general del Soma-Fitag -UGT, José Luis Alperi, y el secretario general de Industria de CCOO, Damián Manzano, que apoyaron las movilizaciones de los trabajadores y alertaron del riesgo del "fin" de la planta asturiana si no se "atieden". En este sentido, los tres coincidieron en denunciar que los recortes y la deslocalización llegan en un momento en el que la empresa obtiene beneficios. "En 2016 obtuvo 13.8 millones de euros y espera llegar a los 16 millones este año", remarcan. En este contexto, señalan que la "apuesta de la compañía por otras plantas es clara frente a la de Granda".

Fotos

Vídeos