Casi 200.000 mileuristas asturianos estarán exentos del pago del IRPF el próximo año

Una joven ‘mileurista’, en una protesta por la precaridad laboral. /EFE
Una joven ‘mileurista’, en una protesta por la precaridad laboral. / EFE

Otros 80.000 trabajadores de la región que cobran menos de 17.500 euros al año tendrán rebajas tributarias tras al acuerdo entre el Gobierno y Ciudadanos

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Cerca de 200.000 asturianos que cobran menos de 14.000 euros anuales se librarán del pago del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRFP) en 2018. La medida obedece a un acuerdo entre el Gobierno y Ciudadanos, según anunció ayer el presidente de este partido, Albert Rivera, y se enmarca en un pacto más amplio por el que el PP se compromete a una rebaja fiscal de 2.000 millones a cambio de que los 32 diputados de la formación naranja apoyen su techo de gasto para el próximo ejercicio.

Además de esa exención del IRPF para los españoles que ganen menos de 14.000 euros anuales, Rivera ha avanzado también una rebaja impositiva para el tramo entre los 14.000 y los 17.500 euros, que en el Principado ronda los 80.000 asturianos y una devolución de 1.200 euros para las familias con personas con discapacidad o mayores a cargo. En la región, este colectivo podría superar las 117.000 familias, que es el número correspondiente a las tarjetas acreditativas de grado de discapacidad emitidas por la Administración autonómica en 2015.

Según los datos de tramos salariales de la Agencia Tributaria referidos al año 2015, en el Princiapdo existen 65.261 personas que cobran 1.761 euros al año; 41.364 que perciben 6.838 euros; 46.024 que obtienen por su trabajo 11.482 euros, y hasta 15.584 euros cobran 47.730 asturianos. En total, suman 204.379 personas, un número al que habría que descontar quienes superaran los 14.000 euros anuales.

Más de 117.000 familias con personas a cargo tendrán una devolución de 1.200 euros

En el conjunto del país, el líder de Ciudadanos calcula que 3,5 millones de españoles se beneficiarán de esas rebajas fiscales acordadas con el Ejecutivo deMariano Rajoy.

Rivera se ha felicitó de que el ministro de Hacienda,Cristóbal Montoro, haya accedido a esta rebaja impositiva cuando hace apenas una semana se negaba en redondo, y ha agradecido el trabajo de su equipo económico en la negociación con el Ejecutivo.

Mirando al déficit

No obstante, Montoro, detalló que la reducción del IRPF en las rentas menores de 20.000 euros se concretará en una disminución de este tributo para las rentas más bajas y en una subida de «determinadas» deducciones en la cuota del gravamen.

«No es una reducción general del IRPF», ha aclarado Montoro, quien ha aplazado esta disminución general del tributo para cuando España consiga salir del procedimiento de déficit excesivo, algo de lo que se está «muy cerca» y que se espera que se produzca a finales de 2018.

Los ahorros, según Gestha

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estiman que el acuerdo entre el Gobierno y Ciudadanos, «podrá beneficiar a cerca de un millón de contribuyentes que se ahorrarán unos 800 euros de media». Asimismo, Gestha estima que el corte de esta medida superará los 750 millones de euros. A esta cifra habrá que añadir otros 830 millones con lo que «se beneficiarán 750.000 personas con cónyuge con discapacidad a cargo, ascendiente anciano a cargo y deducción adicional al cuarto hijo, que podrían obtener un descuento de 1.200 euros de media». Además, los técnicos apuntan que «otros 1,6 millones de declarantes de entre 14.000 y 17.000 euros obtendrán un ahorro medio de 250 euros».

Sin embargo, los Técnicos de Hacienda advierten de que la rebaja de IRPF pone en riesgo el cumplimiento del objetivo de déficit del 2,2% del PIB en 2018. «El riesgo de estas rebajas tiene dos precedentes, pues los Técnicos recuerdan que el descenso del IRPF, que se acordó distribuir en dos años y finalmente se adelantó a julio de 2015, disparó el déficit al 5,1% del PIB, incumpliendo así con el 4,2% acordado con Bruselas», explican desde Gestha.

Igualmente, los técnicos de Gestha prosiguen que «en 2016 el Gobierno tuvo que recuperar a finales de septiembre el pago a cuenta mínimo del Impuesto de Sociedades, ante el desplome recaudatorio que se produjo con su eliminación en enero de ese año. Una medida tomada in extremis y de urgencia para recuperar una pérdida recaudatoria de 8.000 millones y poder cuadrar las cuentas públicas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos