El Comercio

«La industria 4.0 es un cambio de cultura»

Javier Sesma, Andreas Schierenbeck, Eva Pando y Juan Carlos Campo, durante la conferencia.
Javier Sesma, Andreas Schierenbeck, Eva Pando y Juan Carlos Campo, durante la conferencia. / P. UCHA
  • El presidente de ThyssenKrupp Elevator considera Asturias una potencia en movilidad urbana

El presidente ejecutivo de ThyssenKrupp Elevator, Andreas Schierenbeck, habló ayer en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón (EPI) de un futuro tecnológico que cada vez es más presente y en el que el fenómeno de los datos masivos (big data), el almacenamiento de estos en la nube y el desarrollo de la computación están llamados a protagonizar la cuarta revolución industrial, la de la industria 4.0. Con ejemplos concretos sobre el impacto que está teniendo en su compañía la digitalización, el directivo de la multinacional alemana ofreció una conferencia bajo el título 'Movilidad 4.0: Digitalizando la industria de la elevación con MAX y HoloLens', que se centró, precisamente, en dos proyectos llamados a transformar el mantenimiento de los ascensores.

Schierenbeck, que considera que la industria asturiana es una potencia en el sector de la movilidad urbana, explicó cómo el sistema MAX, que comenzó a implantarse en Estados Unidos el año pasado y que ya está presente en Alemania y, desde mayo, en España, permitirá predecir los problemas que pueden tener los ascensores antes de que se produzcan y que los técnicos detecten cualquier avería, incluso, sin que ningún usuario les avise. Serán los propios aparatos, digitalizados, los que envíen la información necesaria a la empresa y, con ello, se evitarán parte de los 120 millones de llamadas de emergencia que reciben al año por problemas con los elevadores.

No obstante, reconoció que este proceso llevará tiempo. Cada día se instala MAX en más de un centenar de ascensores en España, pero existen 850.000 unidades en todo el país y, la mitad, tienen más de 20 años, por lo que son más susceptibles a las averías. «Nadie acepta que un coche no arranque cuatro veces en un año, pero con los ascensores sí», señaló Schierenbeck, que aseguró que, de media, reciben anualmente cuatro llamadas por elevador.

«La industria 4.0 es un cambio de cultura y necesita liderazgo», defendió también el ejecutivo de ThyssenKrupp, que abordó cómo cambiará el trabajo de los técnicos sobre el terreno, cuando tengan que reparar los ascensores, gracias a los avances tecnológicos. Para ello, ThyssenKrupp ya ha puesto en marcha un programa piloto en Estados Unidos para dotar a estos especialistas de HoloLens, unas gafas inteligentes de Microsoft que son un ordenador inalámbrico autónomo y que permitirán a los técnicos, a la vez, ver lo que tienen delante y utilizar aplicaciones de realidad aumentada que aparecerán de forma holográfica. De este modo, tendrán las manos libres para trabajar, pero a la vez podrán consultar desde planos del ascensor a las piezas de la maquinaria en tres dimensiones, hacer pedidos a fábrica o consultar a otros especialistas que, mediante la cámara integrada en el dispositivo, podrán ver todo lo que ve el técnico.

Demostración

Para enseñar el funcionamiento de las HoloLens, el director general del centro de I+D+i de ThyssenKrupp en Gijón, Javier Sesma, hizo una demostración de sus utilidades ante los estudiantes que abarrotaban el aula magna de la EPI. Con pequeños gestos de manos o dirigiendo la mirada a un punto u otro, demostró cómo es posible que aparezcan elementos del ascensor ante sus ojos, que se pueden aumentar o reducir según las necesidades, o recurrir a otras aplicaciones informáticas.

El encuentro con los directivos de ThyssenKrupp, empresa que está vinculada a la EPI a través de la Cátedra de Movilidad, estuvo moderado por el director de la Escuela Politécnica, Juan Carlos Campo, y contó también con la presencia de la directora general del Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (Idepa), Eva Pando, que defendió la existencia en Asturias de «mimbres» que pueden permitir a la comunidad tener una posición destacada en materia de industria 4.0, y que subrayó el papel que tiene que tener la administración como catalizador de la innovación.