El Comercio

La LDIII de Arcelor vuelve hoy a la actividad, aunque estará otros 21 días a medio gas

  • La acería ha estado parada por completo nueve días, durante los que se han cambiado las 16 vigas carrileras por las que se mueven los puentes grúa

Tras más de una semana completamente parada, la LDIII de Arcelor vuelve hoy a la actividad. En los últimos nueve días se han sustituido las 16 vigas carrileras por las que se mueven los puentes grúa de la acería. Sin embargo, esta no funcionará a pleno rendimiento hasta dentro de 21 días. Según las estimaciones de la empresa, la acería no recuperará la normalidad por completo hasta el 14 de diciembre. Hasta ese momento, funcionará a medio gas.

Será entonces cuando culmine el proceso de modernización de estas instalaciones. Antes del cese completo de la actividad en la LDIII -durante el que se paró la segunda máquina de colada continua, el otro convertidor y el tren de bandas en caliente-, ya se habían realizado numerosos trabajos desde octubre, como la renovación de la primera máquina de colada. En el convertidor también se cambió el anillo de soporte y se colocó una nueva caldera. Además, se sustituyó uno de los puentes grúa. En la actualidad, se sigue trabajando en el cambio del sistema de aspiración y captación de gases del convertidor 'B'.

Obras en el horno 'B'

Arcelor ha querido aprovechar la ralentización de la actividad en la LDIII (Tabaza) también en su factoría de Gijón. Teniendo en cuenta que la acería en obras necesita menos arrabio, que se produce en los hornos altos 'A' y 'B' de Gijón, la compañía decidió cambiar los conductos de refrigeración (o 'staves') de ambos. Primero fue el turno del 'A', ya en funcionamiento, y el pasado día 15 se paró el horno alto 'B', en el que las obras continuarán hasta el 10 de diciembre, según prevé la multinacional. En total, al final de los trabajos la capacidad de producción de ambos se habrá visto reducida a la mitad durante más de mes y medio.

La compañía continúa de este modo con su calendario de inversiones. El siguiente paso es lograr tener a pleno funcionamiento las nuevas baterías de cok de Gijón para 2019, cuando cese la actividad de las de Avilés.