El Comercio

La administradora concursal de Agalsa busca su viabilidad y pedirá la suspensión del ERE

La administradora concursal, la letrada Carmen Fernández, ayer, a su entrada en Agalsa.
La administradora concursal, la letrada Carmen Fernández, ayer, a su entrada en Agalsa. / DAMIÁ ARIENZA
  • «No hay puertas cerradas y eso ya es optimista», confía el comité, tras la primera toma de contacto con la letrada

Carmen Fernández Sánchez, la administradora concursal de Agalsa designada por el Juzgado Mercantil número 3 de Oviedo, con sede en Gijón, «tiene intención de buscar viabilidad» a la empresa, según informaron fuentes del comité tras reunirse ayer con ella en las instalaciones de la planta, ubicada en el área de Lloreda, en el barrio de Tremañes. Para abrir la puerta a un posible inversor, la administradora concursal explicó a los sindicatos que iniciará los trámites para solicitar al juez la suspensión del ERE de extinción que afecta a 102 de los 130 trabajadores, con el objetivo de retirarlo e iniciar posteriormente un periodo de consultas para negociar un nuevo expediente extintivo y suspensorio al mismo tiempo. Se trata, en definitiva, de que si surge un posible accionista para Agalsa, éste pueda pedir la reincorporación de la plantilla a sus puestos de trabajo de manera inmediata.

Los trabajadores de Agalsa se mostraban ayer «relativamente optimistas» tras la reunión con la administradora concursal. «No hay puertas cerradas y eso ya es esperanzador», afirmaban los sindicatos. La primera toma de contacto con Fernández Sánchez resultó, por tanto, «relativamente bien», según las mismas fuentes.

A la espera de nuevo

Ahora, el comité deberá esperar a que Fernández Sánchez solicite al juez la suspensión del ERE y que éste lo acepte, un trámite que podría alargarse entre una semana y media o dos semanas. Mientras tanto, los trabajadores esperan que algún inversor muestre interés en una empresa que «lo tiene todo» para reanudar la actividad. El comité transmitió a la administradora concursal que «le apoyaremos y facilitaremos todas las medidas necesarias que conlleven la continuidad de la empresa y de los trabajadores».

El pasado 2 de marzo, el juez reconocía la situación de insolvencia en la que se encuentra Agalsa, decidió abrir el concurso de acreedores que había solicitado su propietario y nombró a Fernández Sánchez como administradora concursal. Esta letrada cuenta con una dilatada trayectoria en este tipo de situaciones, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Asturias. Posee más de 20 de años de experiencia en Derecho Mercantil y Concursal, gestionando más de 150 concursos de acreedores, y fue designada como administradora judicial por la Audiencia Nacional en la conocida como 'Operación Crucero', instada contra los ex propietarios del Grupo Marsans. Frente a la liquidación apuntada por la dirección de la empresa en su solicitud de concurso de acreedores, «el auto del magistrado se limita a la declaración del concurso, lo que permite aventurar desde un primer momento que el objetivo prioritario de la administración judicial debe ser poner en marcha cuantas negociaciones sean posibles con los acreedores para intentar conseguir mantener en funcionamiento la empresa, evitar el despido de los trabajadores y lograr la viabilidad de pago de la deuda, dejando como último recurso su liquidación y cierre», indicaba el comunicado del TSJA.

Fue el pasado 13 de febrero cuando Agalsa presentó la solicitud de concurso voluntario de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil número tres. Ese mismo día comunicaba también al comité la apertura de un ERE de extinción para 102 trabajadores. La compañía se enfrenta a una deuda de algo menos de 12 millones de euros. La dirección de Agalsa, que anteayer tuvo también una primera toma de contacto con la adminsitradora concursa, atribuye su situación a un problema de financiación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate